FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

Tejutla, Chalatenango

Publicado el 12 Ee marzo Ee 2012 a las 0:05



Tejutla es un municipio del departamento de Chalatenango, El Salvador. Según el censo oficial de 2007, tiene una población de 13.608 habitantes, el municipio tiene un área 107,48 km²  y la cabecera una altitud de 600 msnm.




Tejutla está limitado al norte por San Francisco Morazán y La Reina; al noreste por San Francisco Morazán, al este por San Rafael y San Francisco Morazán, al sureste por El Paraíso, al sur por Suchitoto y El Paisnal, al suroeste por Agua Caliente, al oeste y noroeste por La Reina. Riegan el municipio los ríos de: Soyate, Amayo, Grande, Lempa, Tiguarcon, Metayate, Zarco, San José y Chiguatón. Estribaciones de la Cordillera Alotepeque - Metapán forman los cerros: Dos Cerros, Las Tunas, Doña Ana, El Cajón, El Ocotillo y Chino, el clima es cálido.



Iglesia Cantón El Salitre


Para su administración, el municipio se divide en 3 barrios (San Antonio, El Centro y El Calvario), 9 colonias,13 cantones y 30 caseríos, siendo ellos:

  • Aguaje Escondido: Mancacio, Valle Nuevo y El Rosario
  • Aldeita: Copinolito y Amayo
  • Aposentos: El Cerrón, Los Mangos y El Pilón
  • Concepción: Los Fernández, Troncal del Norte, El Centro y El Chorrito
  • El Izotal: Honduritas
  • El Carrizal: San Francisco de Asís, Río Grande y Cardoza
  • Rio Grande de Alvarado: Buena Vista, Las Flores, El Llano, Las Vegas, El Centro, Los Hernández y y Los Pérez
  • San José: Valle Nuevo, Las Ventanas
  • El Cortez
  • El Salitre: Pintalita
  • Quitasol: Coyolito, Las Tres Marías, Kilómetro 48 y El Tekal
  • Los Martínez: Conacaste, Quebrada Honda
  • Rio Grande de Cardoza

 



HISTORIA DE TEJUTLA

Orígenes




La antigua Tejutla, la más importante ciudad chorti de la región septentrional salvadoreña, fue fundada alrededor del siglo V de la Era Cristiana, según estudios arqueológicos del profesor Jorge Lardé. Esta ciudad, por consiguiente, estuvo incluida en el área del viejo reino de Huehuetlapallan, Hueytlató o primitiva Tula y del nuevo reino de Payaquí fundado en la segunda mitad del siglo XI por Topilzín Acxitl.




El nombre indígena de esta población no es, sin embargo, de origen chorti o apayak, sino de procedencia francamente náhuat y significa literalmente "lugar de brasas" y metafóricamente "ciudad caliente", pues tal toponímico está formado de las raíces texucht (en mexicano o azteca, texuchtli), brasa; y ta, ciudad, sufijo locativo. El nombre chorti o apayak correspondiente es Ut-kajkta, vocablo compuesto de las raíces ut-kajk, brasa, y ta, pueblo, población.



La Conquista




Según una antigua tradición el núcleo indiano de Tejutla ocupó primitivamente la cúspide del Cerro Negro, en el paraje denominado Las Mataras, hoy en jurisdicción de la villa de San Fernando.




De ese abrupto y bien defendido paraje fueron expulsados los tejutlas por las huestes españolas de Hernando de Soto y Pedro Amalín, en 1532, después de un prolongado y sangriento sitio. Destruida la más poderosa fortaleza chorti del mediodía, ya no tuvo  esperanzas de ver libre a su Patria el copan galel o rey de Copán.




En 1550 Tejutla tenía una población de unos 400 habitantes y aunque era una de las más pobladas del actual departamento de Chalatenango, es indudable que en la época precolombina su población fue considerablemente mayor.



Época colonial




El primer arzobispo de Guatemala fray Pedro Pardo y Figueroa pasó en 1739 por Suchitoto, en visita canóniga, y el cura párroco de esta población presbítero Tomás Pérez Castrellón manifestó al jefe de la grey guatemalteca los muchos inconvenientes que tenía en la administración de los pueblos ultralempinos del Norte, pues con frecuencia se crecía el río Lempa en términos de no poderse propasar su ímpetu. En consecuencia, solicitó al señor arzobispo se erigiera un curato con base en Tejutla.




Por otra parte, los hacendados de la región traslempina septentrional ofrecieron a Su Señoría Ilustrísima dar una arroba de añil anual por cada hacienda, para la dotación del señor cura, en caso se erigiera la proyectada parroquia. En 1740 el arzobispo Pardo y Figueroa erigió el curato de TejutIa, con base en la población de este nombre y con el pueblo de Citalá como anejo. En este mismo año, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, Santo Tomás TejutIa era un pueblo de importancia, pues contaba con una población indígena de más o menos 150 individuos (30 indios tributarios o jefes de familia) y con una población mestiza de 222 ladinos y mulatos, "soldados de dos compañías para el Socorro de la costa".




El curato de Tejutla se desarrolló en sus orígenes holgadamente, pues los hacendados chalatecos cumplieron religiosamente hasta 1758 su ofrecimiento de dar al señor cura una arroba de añil anual por cada hacienda.




En 1770 visitó la parroquia de Tejutla el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, quien encontró que habitaban allí 81 familias de indios y una de ladinos con un total de 388 personas. "Los Indios -dice el señor arzobispo- andan bastante desnudos. No hay ladinos en los pueblos de Tejutla y Citalá, aunque no dudo los habrá en las haciendas. Son Indios dóciles y atentos, y tienen muy buen modo; son los que se han encontrado hasta aquí más bien criados y todos tuvimos mucho gusto en haberlos visto y tratado".




El cura párroco de la localidad, presbítero José Ignacio Acosta, manifestó a monseñor Cortés y Larraz "que el idioma materno de Tejutla y Citalá es el chortí, pero que se habla el castellano, aunque hay lances -agregó- en que es preciso en los ministros el materno". "Indicio -comenta Cortés y Larraz- de que algunos ignoran el castellano".




En aquella época en todo el extenso curato de Tejutla no había una tan sola escuela, pero en cambio había cinco eclesiásticos, más dedicados a la trata y contrata del añil que al culto divino. "En este pueblo de Texutla -dice monseñor- me presentaron un Memorial los alcaldes de San Pedro Chicumquezal (hoy Nueva Concepción) anexo a la Parroquia de Texistepeque, para que lo agregara a ésta, con el motivo, de que para administrarse de aquélla, era preciso cruzarse el Río Lempa; y que por ser caudaloso y no poderse pasar muchas temporadas morían varios sin Sacramentos todos los años; y habiendo informado el Cura de Texistepeque (presbítero Joseph Miguel Buenvecino) ser verdad, quedó el referido Pueblo anexo de Texutla".




En 1786 se creó la Intendencia de San Salvador y uno de sus quince partidos tuvo por nombre y cabecera el de Tejutla. A partir de entonces esta población se gobernó por medio de un teniente subdelegado de la Real Hacienda, auxiliado por comisionados en los ramos de alcabalas y aguardiente.




En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, el partido de Tejutla comprendía 3 pueblos, 5 valles, 46 haciendas y 20 ranchos o sitios, con 345 españoles, 2,686 ladinos y 1,469 indios. "Su temperamento. cálido y seco y su terreno barrancoso y estéril -dice Gutiérrez y Ulloa-, pueden tener la principal influencia en las enfermedades inflamatorias de que mueren con frecuencia" se carece en absoluto en todo este Partido de artes y manufacturas -agrega-, siendo la única ocupación de sus naturales el cultivo de algunos maíces, arroz, raíces farináceas, algunas frutas gruesas casi en estado de silvestres y corta cantidad de trigo, dedicándose pocos y en cortas porciones al beneficio de los xiquilites, (índigo) siendo los escasos añileros que resultan producto de aquellos arbustos mal elaborados y por lo común dados, naturalmente, en el suelo". 




La falta de establecimientos y casas públicas es de corta consideración en un Partido como éste, extraviado de camino real, con corta población y sin objetos algunos interesantes". Los hijos de Tejutla acuerparon los movimientos emancipadores de 1811 y 1814, y sus vecinos sufrieron las consecuencias de su amor a la libertad.



Época federal




El partido de Tejutla entró a formar parte del departamento de San Salvador por mandato de la Constitución Política de 12 de junio de 1824. En ese mismo año, "la Asamblea Constituyente del Estado le dio el título de villa" al pueblo de Tejutla, según el presbítero y doctor don Isidro Menéndez. Recibió título de ciudad el 14 de junio de 1927.




En la actualidad Tejutla es una ciudad de alto auge comercial, sus calles son de cemento y adoquinadas, algunas calles poseen pendientes, sus casas son en su mayor parte de sistema mixto, aunque hay algunas que conservan rasgos de estilo colonial, su Iglesia Parroquial conserva rasgos antiguos, en su interior hay un bello altar e imágenes antiguas que engalanan su arte.




Tejutla se encuentra al norponiente de la cabecera departamental y a 63 kilómetros de San Salvador, las fiestas patronales se celebran del 10 al 21 de diciembre en honor a Santo Tomás Apóstol.




Los pobladores de Tejutla en sus viviendas poseen diferentes pinturas que representan la idiosincracia y las tradiciones de su gente, recuerdos de estructuras antiguas de la ciudad, de su zona rural y de su modo de vida, el arte popular se ha encargado de dejar plasmada en las casas la historia de su pueblo.




Para llegar a Tejutla puede acceder por la Carretera troncal del norte, existe el acceso al municipio en vehículo o transporte colectivo (Ruta  119, 127,137) y microbuses A1 que hacen su recorrido de Amayo a Tejutla y viceversa. Visite Tejutla en Chalatenango, conozca a nuestra gente y sus tradiciones.

 



Fuentes:

  1. Wikipedia
  2. www.seguridad.gob.sv
  3. FISDL
  4. Documento: Plan de Emergencia Sanitario Local Unidad de Salud de Tejutla, OPS, 2007

Categorías: Turismo, Historia, Viajes

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

3 comentarios

Responder franco valle
10:45 Eel 2 Ee marzo Ee 2015 
un pueblo tan hermoso pero que pena durantes las elecciones de ayer totalmente el actual edil que fraude mas grande ha hecho, eso no es digno de un chalateco
Responder Antonio González
22:40 Eel 1 Ee marzo Ee 2013 
Me gustaría una foto de la calle concepción viendo esa piedra grande que le decíamos Peñona . Es un recuerdo muy lindo que esta en nuestras mentes cuando en las carretas de ruedas de madera nos conducía hasta el río a donde teníamos la dicha de disfrutar buenos baños. Saludo a todo ese pueblo de Tejutla especialmente a los de tercera edad que fue con los que disfrute mi infancia.
Responder No se puede
12:54 Eel 4 Ee febrero Ee 2013 
Muy bonito el lugar y bien interesante su historia, ojalà pudiera verlo un dia.