FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

Monumento al Procer Presbitero Nicolas Aguilar

Publicado el 3 Ee septiembre Ee 2012 a las 6:15



Nacido en Tonacatepeque el 16 de diciembre de 1742, en el lugar donde actualmente se encuentra la Ermita del Cantón Las Flores, el Prócer independentista Presbítero Nicolás Aguilar es un orgullo para esta ciudad, en cuyo parque se encuentra un monumento que posee una bonita y rica historia, rescatada en el discurso pronunciado por el Padre Presbítero Julián Fuente B. el 16 de diciembre de 1946, al hacer como Presidente de Comité, la entrega a la municipalidad del monumento a nuestro Prócer; el discurso reza literalmente:


Era el 12 de diciembre de 1943 cuando, previamente convocados, nos hallábamos reunidos en el local de la Escuela de Varones Presbítero Nicolás Aguilar de esta ciudad, la Municipalidad, el Profesorado y connotados ciudadanos. ¿De que se trataba? De nada extraordinario. Se Trataba únicamente de celebrar la fiesta anual (16 de diciembre) en memoria del nacimiento del mejor de los tonacatepecanos, del Prócer nacional Presbítero Nicolás Aguilar. Se eligió la Directiva correspondiente, que quedó formada, a más de todo el profesorado por los siguientes miembros: Presbítero Don Julián Fuente B., Presidente; Don Vicente Morales, Vicepresidente; Srita. Lucila Canjura, Tesorera; Don Manuel I. Escobar, Síndico; Don Dolores de Jesús Castro, Secretario; Vocales: 1º. Don Francisco Trejo, 2ª. Dña. Marcia T. Olano.



Lugar de nacimiento del Prócer independentista Presbítero Nicolás Aguilar, actualmente Ermita del Cantón Las Flores



“A pesar del poco tiempo disponible, tan solo cuatro días, celebrose a satisfacción de todos la fiesta anual de nuestro Prócer Pbro. Nicolás Aguilar con Misa solemne responso cantado, desfile de las escuelas por la ciudad, banda de música, cohetes, discursos… y por fin fueron obsequiados los niños de ambas escuelas con dulces y refrescos. Y todavía sobraron ₡16.00. ¿Qué destino dar a esta mínima cantidad? El mejor y el más patriótico. Que esos ₡16.00, dijo el señor Secretario, sirvan como de base para realizar lo que el año anterior con motivo del bicentenario, se proyectó y no se llevó a cabo sino en parte, cual lo indica el pedestal que se halla en el parque “José María Villafañe” de la ciudad; que sirvan de base para el proyectado Busto. Aprobación unánime de los asistentes, quienes convinieron en que el mismo Comité se encargara de realizar el proyecto. Manos a la obra.


“Las contrarias vicisitudes por las que atravesó la república en 1944, la crisis ocasionada por la guerra mundial y otras circunstancias adversas, obstaculizaron las actividades del Comité, que siguió laborando en silencio, pero con tesón, como lo indica el hecho de que el 27 de septiembre del mismo año, en vista del presupuesto favorable del artista santaneco Don Francisco Henríquez, se acordara unánimemente cambiar el proyecto de Busto por el de Estatua. No fue esto solo, sino que en próxima reunión del 3 de diciembre se aprobó por el Comité: que los bustos, en alto relieve, de los también Próceres Nacionales Pbros. Don Vicente y Don Manuel Aguilar, ornasen a uno y otro lado del pedestal el Monumento, que conservaría para gloria de Tonacatepeque la memoria de los tres hermanos Próceres; y todo se proyectó sin reparar ni en gastos ni en dificultades, lo que pone muy por alto el patriotismo, nunca desmentido de los buenos tonacatepecanos.



Busto del Prócer Pbro. Vicente Aguilar

 




“Entre tanto, llegó el 7 de marzo de 1945, en cuya fecha, reunido el Comité, se notificó a los asistentes: que ya el artista había construido la Estatua del Pbro. Nicolás Aguilar. Ya estaba construida y de aquí el apuro del Comité, sin fondos en Tesorería para sufragar el costo. Se activaron los medios para colectarlos; se imprimieron hojas sueltas, se hicieron tarjetas con el grabado del proyectado monumento, se enviaron aquí y allá por toda la República, y a esperar el resultado. Este no fue tan halagador, de unas quinientas tarjetas enviadas, quizá ni la sexta parte se dignaron contestar favorablemente.


“¿Nuevos motivos de desaliento? Nada de eso. La estatua estaba hecha y a la vista en la Exposición  de las Fiestas Julias de Santa Ana, de donde la Secretaría de Fomento, servida entonces por el Cnel. Don Francisco Acosta, ordenó su traslado a la capital, quedando nuevamente expuesta a la vista del público a la entrada norte del Palacio Nacional.


Este hecho tan natural sirvió para avivar el entusiasmo de muchos, y en sesión del Comité, habida el 20 de junio de 1945, se propuso, y por unanimidad se dispuso, a falta de otros medios más conducentes para conseguir nuestro deseo, acudir al Supremo Gobierno de la República, pidiendo un subsidio. Nada más natural ni más justo, pues se trataba de tres Próceres nacionales, debía la Nación cooperar a su memoria y glorificación. Seguidos por medio de la Municipalidad, los trámites necesarios, las autoridades Supremas comprendiendo el patriótico significado del Monumento a los Padres Aguilar, en Consejo de Ministros dispusieron contribuir a la obra con la apreciable cantidad de ₡1,640.00, con los que se pagarían deudas habidas y se ayudaría a la terminación del proyecto.




Llegaba en el entretanto el 16 de diciembre de 1945, y la víspera, previo aviso, de un camión del Ministerio de Fomento, se bajaba la Estatua del Prócer Nicolás Aguilar en medio del entusiasmo de los habitantes de Tonacatepeque, quienes, al solo repique de las campanas, se reunieron y ayudaron gustosos. Este entusiasmo llegó, por así decirlo, a su clímax al siguiente día, cuando ante la concurrencia de quizá no menos de 2,000 almas, que espontáneamente se habían reunido, y ante los delegados de la Asamblea Nacional, diputados Don Rubén  Montalvo y Don Juan Mármol, Oficial del Ministerio de Cultura Don Adolfo Peña, etc., la Estatua del Pbro. Don Nicolás Aguilar fue elevada sobre su pedestal de gratitud y gloria patrias.


Lo que a algunos otrora pareciera sueño, era ya una bella realidad. Ya teníamos el Monumento coronado por la esbelta escultura  marmoleada de nuestro Prócer, pero aun no estaba terminada la obra del Comité. Quedamos esperando los bustos en relieve de los Próceres Pbros, Vicente y Manuel Aguilar, que llegaron por fin, el 10 de septiembre de 1946, dándose luego modo para que quedasen en  sus respectivos puestos.


Solo faltaba pues, la inauguración final, que debía revestir una solemnidad digna de los  connotados Próceres de la Patria, y para que así fuese, tomando en cuenta que en este año se cumplía el Bicentenario del nacimiento del Pbro. Don Vicente Aguilar, a quien nada se había hecho y quizá nada se pensaba hacer en la capital, adonde nació el 5 de abril de 1746, se pidió al Señor Presidente de la República Gral. Don Salvador Castaneda Castro, que tomando en cuenta lo anterior, se dignase disponer que dicho Bicentenario se celebrase aquí en Tonacatepeque, a la vez que se inauguraba el Monumento. Gustoso accedió el Sr. Presidente a  lo que personalmente solicitamos Don Rubén Montalvo y yo; y él mismo ofreció llegar a la inauguración, para cuyo acto señaló el primero de diciembre, como principio de las Fiestas Patronales, ofreciéndonos también su cooperación económica, que tan necesaria nos era.




Hecha la correspondiente solicitud por los medios ordinarios al Supremo Gobierno, se nos ofreció nueva ayuda pecuniaria, con la que pudimos pagar la placa conmemorativa y atender a los gastos de inauguración del Monumento el 1º de diciembre de 1946.


Llegó, por fin, tan ansiado día. Todo estaba previsto y convenientemente dispuesto; la Ciudad se vestía de gala, los ánimos rebosaban de entusiasmo y la alegría se reflejaba en todos los rostros. Era el día máximo para Tonacatepeque; en toda Historia quizá no ha tenido otro de mayor gloria, ni es fácil que lo vuelva a tener.


Poco antes de las 10 AM fueron recibidos el Excmo. Señor Arzobispo de San Salvador, Dr. Don Luis Chávez y González. El Excmo. Sr. Ministro de Cultura Dr. Ranulfo Castro, quien venia en representación del Excmo. Sr. Presidente de la República, que no pudo asistir, y demás acompañantes. Después del saludo protocolario comenzó a desarrollarse el Programa.



Busto del Prócer Pbro. Manuel Aguilar



Y a los acordes de la Banda del 1er. Regimiento, enviada por el Supremo Gobierno, se puso en marcha la comitiva, en medio del entusiasmo popular, hacia la Iglesia Parroquial, en la que, tras el popular y patriótico discurso del Excmo. Sr. Arzobispo se cantó el Te Deum Laudamus en acción de gracias, que fue ejecutado a gran orquesta dirigida por el Mtro. Don Antonio Siliezar, autor también del Himno al Prócer Pbro. Vicente Aguilar, que lamentamos no se cantase, a pesar de estar preparado.


Ya fuera de la Iglesia, y las autoridades en la Tribuna preparada frente al Monumento, dio comienzo la inauguración de este con el Himno Nacional ejecutado por la Banda del 1er. Regimiento y cantada por los niños de ambas escuelas urbanas, los que asistieron uniformados. Luego el discurso inaugural pronunciado patrióticamente por el tonacatepecano Profesor Don Inocente Rodríguez, quien hizo a la vez conmemoración del Bicentenario del prócer Pbro. Vicente Aguilar.




A continuación bendijo el Monumento el Excmo. Sr. Arzobispo, y luego, desde la Tribuna, el representante del Sr. Presidente de la República y a nombre de este, declaró quedar oficialmente erigido, entonándose luego el Himno a nuestro Prócer Pbro. Nicolás Aguilar, que fue cantado por las escuelas y acompañado por la Banda Municipal.


Y para terminar, y ya fuera de programa, fue condecorado con Medalla de Oro, el Presidente del Comité “Pro Estatua Pbro. Nicolás Aguilar”, siéndole impuesta, a nombre de Tonacatepeque, por Don Rubén Montalvo. Por su parte, el Presidente del Comité, quiso condecorar con Medalla de Plata al artífice  de la Estatua y de los óvalos , Don Francisco Henríquez, y al constructor material del Monumento Don Manuel González, acto que resultó eminentemente simpático por ir revestido de la gratitud y ser premiado el Arte y el Trabajo.


En nombre pues, del Comité, que por espacio de tres años he presidido, y en el de Tonacatepeque toda, no dejo de expresar aquí la gratitud al Supremo Gobierno del Sr. Presidente de la República para abajo, ya que en la Asamblea Nacional , en los Ministerios y en las Oficinas del Estado, a donde la necesidad y el patriotismo nos llevó, encontramos siempre abiertas las puertas y fuimos favorablemente despachados, gracias en parte principalísima a la valiosa intervención del gran tonacatepecano Don Rubén Montalvo, a quien todos debemos estar agradecidos.


De mi parte dar quiero también gracias a los miembros del Comité, que en todo tiempo cooperaron desinteresada y patrióticamente con su Presidente; y hacer quiero un recuerdo de los que siendo entusiastas Miembros del Comité, murieron sin ver lo que nosotros dichosamente hemos visto. Son ellos: la Profesora Dña. Gudelia Urrutia, Don José Duran Padre y de modo especial  Don Vicente Morales (q.d,D,g.).


Rindo también las gracias a todos aquellos, de dentro o de fuera de Tonacatepeque, quienes nos ayudaron económica y moralmente a la realización de nuestra obra. Y muy rendidas se las doy a todos y a cada uno de los miembros de la Municipalidad que sucesivamente la han formado y algunos de los que por espacio de tres años con el Comité cooperaron para la consecución del ideal común, que hoy todos nos congratulamos de ver convertido en bella realidad.


Y para terminar, altamente agradecido por la distinción de que he sido objeto, felicitar quiero a todos los tonacatepecanos, por que solo vosotros gloriaros podes de tener un Prócer como el Padre Nicolás Aguilar, y un Monumento a los Padres Aguilares, en los que tendréis siempre a la vista modelos a los que debéis imitar para ser mejores ciudadanos, mejores patriotas y mejores cristianos.

He dicho

Diciembre 16 de 1946




Pbro. Julián Fuente B.



En sus memorias, el Padre Pbro. Julián Fuente B., hizo espacio para escribir literalmente lo publicado en uno de los periódicos de esa época, lo anotado dice:


Habla la Prensa

Todos los periódicos capitalinos reseñaron las solemnes fiestas realizadas en esta ciudad, con motivo de la inauguración del Monumento al Prócer Padre Nicolás Aguilar y de la conmemoración del Bicentenario del también prócer Padre Vicente Aguilar.


Más, tomando en cuenta la concesión y la exactitud, y como aporte histórico, queremos dejar aquí constancia de lo relatado por el Semanario “El Criterio”, dice así:


“Con extraordinaria solemnidad se inauguró el primero de los corrientes, en la ciudad de Tonacatepeque, el hermoso Monumento dedicado al Padre Don Nicolás Aguilar, glorioso Prócer de nuestra independencia nacional.


“Asistió el Excelentísimo Señor Arzobispo Mons. Luis Chávez y González, y en representación del Excelentísimo Señor Presidente de la República, el Excmo. Señor Ministro de Cultura Dr. Don Ranulfo Castro. El programa se desarrolló en medio del entusiasmo y la satisfacción de la grandiosa concurrencia.


En la Iglesia Parroquial, bellamente engalanada, se cantó el solemne  y las palabras de circunstancia del Excmo. Sr. Arzobispo, fueron escuchadas con atención y reverencia por la multitud.


Ante el Monumento: Himno Nacional cantado con pulcritud por los alumnos de las Escuelas; bendición del Monumento por el Excmo. Sr. Arzobispo; descubrimiento e inauguración del mismo por el Excmo. Sr. Ministro de Cultura; discurso inaugural; Himno al Padre Aguilar; imposición de una medalla de oro al Sr. Presbítero Don Julián Fuente, gran propulsor de la obra y mantenedor de las actividades del Comité pro Monumento; condecoración al artista diseñador del Monumento y al obrero constructor.


La multitud (no menos de 5,000 almas) que se apiñaba alrededor del Monumento, contempló con entusiasmo y con explosión de alegría la glorificación del Hijo Preclaro de la Ciudad, Pbro. Don Nicolás Aguilar, cuya memoria vivirá a través de los siglos en el corazón agradecido de Tonacatepeque, que le vio nacer, y en el corazón de la Nación Soberana e Independiente de “El Salvador”.


Y para coronar dignamente los festejos en honor del glorioso Padre Don Nicolás Aguilar, se bendijo y se colocó la primera piedra del espacioso Grupo Escolar que el Supremo Gobierno levantará en la cuna del Prócer…


Tonacatepeque debe sentirse satisfecha por haber cumplido un deber para con el hijo que más gloria le ha brindado y cuyo Monumento, colocado frente al Templo Parroquial, será constante aleccionador de su verdadera grandeza.


Vaya nuestra felicitación sincera, al Sr. Pbro. Don Julián Fuente, digno Párroco de Tonacatepeque, al Honorable Comité y al distinguido pueblo de Tonacatepeque por haber realizado una obra que les prestigia y les enaltece. [Criterio, 24 de diciembre de 1946, No. 728]



Fuente: Parroquia San Nicolás Obispo, Tonacatepeque. Memorias del Pbro. Julián Fuente B.

Categorías: Personajes, Historia, Cultura

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios