FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

Arcatao, Chalatenango

Publicado el 22 Ee mayo Ee 2014 a las 17:40



El municipio de Arcatao pertenece al departamento y cabecera departamental de Chalatenango, se encuentra limitando al poniente con el municipio de Nueva Trinidad, al sur-poniente con San Antonio de La Cruz, al sur con Nombre de Jesús, y tiene al oriente y norte un largo tramo de frontera con Honduras.  Arcatao se encuentra a 32 km al este de la cabecera departamental y a 135 km de San Salvador y se eleva a 1653 msnm.




Este municipio carece totalmente de planicies: es enteramente un municipio de montaña, sus cerros limítrofes El Eramón y La Cañada, son áreas naturales que deben establecerse, protegerse y regenerarse como tales. De acuerdo al Censo 2007 posee 2,946 habitantes.




Arcatao en su zona rural posee los siguientes cantones y caseríos:

  • Cerro Grande: Cerro Grande, Las Lomas, La Joya, Los López y Los Martínez
  • Eramón: Los Dubón
  • Gualcimaca: Gualcimaga
  • Las Vegas: Las Vegas
  • Los Filos: El Portillo
  • Los Sitios: Los Sitios, El Pepeto, Los Guardado, Los Rivera y Los Planes
  • Teosinte: Teosinte, Los Chavarría, Los Alas y Los Marín
  • Zazalapa: Zazalapa




Arcatao está situada en una pequeña hondonada entre varias lomas bajas por el lado de El Salvador y al pie de una cordillera montañosa hacia el norte y este, correspondiente a la República de Honduras, rodeada por varias corrientes acuíferas como son: el río Lempa y el rio Sumpul al suroeste. A su vez, un par de riachuelos que bañan y embellecen su alrededor, ellos son: el de Arcatao, afluente del Guayampoque y el Zazalapa, el primero al sudoeste y el Zazalapa a unos cuantos km al norte, ambos desembocan en el Sumpul y Lempa.




Arcatao posee una extensión territorial que era de 66.8 km² desde su fundación, hasta el año 2004, pero debido a las nuevas ordenanzas limítrofes decretadas en La Corte Internacional de Justicia [en La Haya, Holanda], ahora es de 25 km² solamente; el resto le fue adjudicado a Honduras.




HISTORIA DE ARCATAO, CHALATENANGO

Orígenes




La fundación de esta comunidad histórica se remonta a los oscuros tiempos de la época precolombina, pues ya existía como pueblo lenca en los comedios de la primera mitad del siglo XVI. El toponímico Arcatao significa literalmente, en el idioma potón hablado por sus fundadores, "la casa de la serpiente", pues proviene de arca, culebra, serpiente, sierpe; y tao, t' au, casa.



Conquista y mutación




El pueblo de Arcatao, como todos los comarcanos, era feudatario del gran cacique Lempira o "Señor de la Sierra'" (de lempa, señor; e ira, era, sierra). En tal concepto, los habitantes de esta población tomaron parte en la formidable sublevación lenca de 1537, cubriéndose de gloria sus soldados, no sólo en el prolongado sitio a la villa de San Miguel, sino también en la defensa del Congolón. Asesinado Lempira a raíz de la incalificable felonía del capitán español Alonso de Cáceres, Arcatao y todos los pueblos lencas ultralempinos fueron sometidos al real dominio.




En 1550 tenía unos mil habitantes. Hasta fines del siglo XVII ocupó la cúspide del Eramón o "sierra de los conejos" (de era, sierra; y mon, conejo), en cuyo lugar hay restos arqueológicos que atestiguan la existencia de un fuerte núcleo de población indígena. Consisten dichas ruinas en dos terrazas superpuestas, de forma cuadrilonga, de 250 y 100 M. de base, respectivamente; en un túmulo o montículo que se alza sobre la terraza superior, a manera de oratorio; y en una profusión de objetos de piedra y de cerámica.




A fines del siglo mencionado un copioso temporal aisló totalmente a los arcataenses en la cumbre de su ciudad fortaleza y para evitar la repetición de este calamitoso suceso, las autoridades españolas ordenaron la mutación de pueblo al lugar que hoy ocupa. Este paraje era conocido con el nombre lenca de Turquin, que significa literalmente: "el camino de los antepasados", ya que proviene de tur, turuwe, antepasados, antecesores; y quin, camino.



Época Colonial




En el año de 1703 se extendió al pueblo de Arcatao el título de sus tierras ejidales o comunales. En 1723 los munícipes de esta población solicitaron a la Real Audiencia de Guatemala la reposición del título de sus tierras ejidales, pues el original se quemó en un incendio que pocos áños antes destruyó totalmente a Arcatao.




El alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, afirma que en 1740 San Bartolomé Arcatao sólo tenía 26 indios tributarios o jefes de familia, es decir alrededor de 130 almas de población. En 1770, según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, este pueblo pertenecía al curato o parroquia de Chalatenango, con 71 personas repartidas en 14 familias. "Para pasar al Pueblo de Arcatao -dice el Ilmo. Arzobispo-, se ha de cruzar un río caudaloso llamado Zumpul, que corre como de oriente a norte; se pasa por un puente de bejucos". En 1786 ingresó en el partido de Chalatenango. Conforme los datos demográficos del intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, en 1807 Arcatao tenía una población de 750 habitantes, étnicamente repartidos así: 350 indios y 400 ladinos.



Sucesos posteriores




De 1824 (12 de junio) a 1835 (22 de mayo) formó parte del departamento de San Salvador; de 1835 (22 de mayo) a 1855 (14 de febrero) del departamento de Cuzcatlán y a partir de esta última fecha ha sido municipio del departamento de Chalatenango. En 1838 el presbítero Doroteo Alegría, como propietario que era de las montañas del Caracol, constituyó un legado en favor de San Bartolomé, patrono del pueblo. En 1890 tenía 2,086 habitantes.



Título de Villa




Durante la administración de don Jorge Meléndez y por Decreto Legislativo de 17 de agosto de 1922 se elevó a la categoría de villa el pueblo de Arcatao.



Arqueología




En su jurisdicción se encuentra una roca con jeroglíficos llamada "del Fraile" .



Años 1980 a 1985




Esta población fue desolada debido a los conflictos armados, convirtiéndose así en un "Pueblo Fantasma". La mayoría de sus pobladores se fueron a refugiar a las montañas cercanas y los demás se trasladaron a Honduras o a otros pueblos de El Salvador ( El Paraíso en Chalatenango y Cara Sucia en occidente), como también a Países fuera de El Salvador, como son: Belice, México, Estados Unidos y Canadá, entre otros. Solamente dos personas lograron quedarse en Arcatao, siendo ellos: Don Juan Murcia y Doña Eva Alvarenga.




En 1992 Arcatao comenzó de nuevo a repoblarse y sus antiguos habitantes a reclamar sus viviendas que ya habían sido ocupadas por otras familias que a la vez habían sido desposeídas a consecuencia del conflicto armado de los 80's. En este mismo año, una organización proveniente de españa: "Manos Unidas" ayudó a la construcción de 126 casas que ahora conforman la Colonia "Jesús Rojas".



Turismo




Entre los lugares que puede visitar en Arcatao tenemos:

  • Río Gualsinga: río de aguas cristalinas. Orgullo para todo El Salvador, pues este es uno de los únicos que le quedan al País de agua cristalina.
  • Cerro Eramon: con una elevación de 3,077 pies sobre el nivel del mar, es un lugar que según la historia fue la cuna de la antigua "Aguacao" la que es actualmente llamada Arcatao. En este lugar hay restos arqueológicos que afirman la existencia de un núcleo de población indígena. Desde este precioso lugar y debido a su elevación, pueden observarse maravillosos paisajes, como lo son: el embalse de la Presa 5 de Noviembre, la represa del Cerrón Grande, el río Lempa, el Sumpul y los volcanes Chinchontepec, San Salvador y los del oeste como son: el Izalco, Cerro Verde y Lamatepec o de Santa Ana.
  • Cerro Las Ventanas: Elevación de 2,715 pies sobre el nivel del mar. Éste es un paraje abandonado. Su vista desde allí es impresionante ya que puede entablar contacto con la naturaleza. Desde allí se divisan vastas zonas montañosas de Honduras y de El Salvador.
  • La Cañada: lugar en el cual, durante el conflicto armado, algunos habitantes de Arcatao fueron a refugiarse. Allí se encuentran algunos vestigios dejados por ellos, como son los tatús o túneles de refugio. Algunos de estos túneles tienen capacidad hasta de 150 personas.
  • Poza La Golondrina.
  • Roca del Fraile. En la jurisdicción de Arcatao se encuentra una roca con jeroglíficos impresos, la cual para los estudiantes o profesionales de Arqueología puede ser de mucho interés, como lo es para la identificación histórica de este pueblo.




Arcatao es un pueblo eminentemente agrícola, su ubicación en la zona montañosa lo hace poseer muchas pendientes; sus casas son de adobe y bahareque, muchas de estilo mixto y varias con patrimonio cultural por su estilo antiguo; en muchas paredes hay murales artísticos que reflejan su historia; sus calles son de cemento y algunas de tierra, su plaza central se encuentra rodeada de varias casas con portales antiguos y extensos, oficinas municipales y su Iglesia Parroquial; en Arcatao, se llevan a cabo dos fiestas patronales: una el 2 de febrero en honor a  la Virgen de Candelaria y la otra el 24 de agosto, fecha en que se festeja a San Bartolomé Apostol.




Para llegar a Arcatao desde San Salvador, tome la carretera Troncal del Norte, diríjase hacia Chalatenango y antes de subir a esta ciudad, tome la carretera longitudinal por la vía de San José Las Flores, esta carretera lo conduce hacia esta villa; al momento de esta publicación, aún faltaba un tramo de pavimentar hacia Arcatao, en el segmento que lo divide de Nueva Trinidad; puede viajar en vehículo liviano, pero idealmente uno de doble tracción; si viaja en autobús tome en la Terminal de Oriente la Ruta de autobuses 125 que lo lleva hasta Chalatenango, en esta ciudad aborda la Ruta 508 que lo lleva hacia este bello lugar. Visite Arcatao, haga turismo en El Salvador.

 

 

Fuentes:

  1. FISDL
  2. villarcatao.bolgspot.com

Categorías: Turismo, Historia, Viajes

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios