FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

San Cayetano Istepeque, San Vicente

Publicado el 10 Ee marzo Ee 2011 a las 18:45



San Cayetano Istepeque es un municipio del Departamento de San Vicente, limita al Norte con el municipio de San Lorenzo y San Esteban Catarina; al Oeste con el municipio de Tepetitán; al Sur con el municipio de San Vicente; y al Este con el municipio de Apastepeque.


Es una población de 6,193 habitantes que se dedican al cultivo y corte de caña de azúcar. El municipio está dividido en dos Barrios: San Cayetano e Istepeque y en tres cantones: Candelaria Arriba, Candelaria Abajo y Cerro Grande.  




San Cayetano Istepeque posee una extensión territorial de 14.78 Kms2 aproximadamente, de los cuales 0.90 Kms2 corresponden al área urbana y 13.87 Kms2 corresponden al área rural.


Esta población posee dos accesos: uno principal por el municipio de San Vicente y otro por el municipio de  Verapaz, ambos por carretera pavimentada en buenas condiciones y que incluso fue utilizada como acceso luego del deslave reciente que afectó a Verapaz principalmente y que dejó en mal estado el puente sobre el rio Acahuapa, principal acceso a San Vicente.



HISTORIA DE SAN CAYETANO ISTEPEQUE




"Pueblo de indios en el camino real de provincias, a una legua de San Vicente", dice el corregidor  intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa en 1807 y agrega que en Ixtepeque "Se cultiva tabaco a que se da bastante preferencia y maíces, y en sus tierras comunes se hacen arios sitios pequeños de ganado. Su temperamento cálido y vaporoso en todo tiempo, particularmente en la estación de lluvias".

   

San Cayetano




Entre lxtepeque y San Vicente, a unos 600 metros de aquél, se formó en el terreno llamado antiguamente "Los Cacahuatales", un poblado de ladinos con el nombre de San Cayetano.En 1723 "Los Cacahuatales" era propiedad de la india cacique de Apastepeque, doña Marta Palacios, quien poseía esa heredad como herencia de sus antepasados.


El 11 de febrero de 1723 midió esas tierras el alferez real don Joseph González Batres, por comisión de uno de los oidores de la Real Audiencia y en cumplimiento de Real Cédula expedida en San Lorenzo en 1692. De las medidas practicadas por autoridad competente resultó que doña Marta Palacios poseía más tierras de lo que indicaban los títulos, pues "Los Cacahuatales" midió en conjunto 1 caballería, 4 cuerdas, 12 varas y 3/4 de tierra. El excedente se vendió a la misma doña Marta en 10 tostones, venta que fue hecha en Guatemala en pública subasta el 22 de marzo del mismo año. La medida anterior fue firmada por Joseph González Batres, Juan Tomás Barrera, Manuel de la Cruz, Vicente Cosío y el escribano Nicolás de la Cruz. El título fue firmado por el licenciado Thomás de Arana, oidor juez privativo del real derecho de tierras.




El 17 de marzo de 1730 el alcalde ordinario de San Vicente, capitán don Francisco de Quintanilla, dio posesión de "Los Cacahuatales" a Juan Manuel de Acevedo, Antonio Martínez, Cristóbal Manueles, Manuel Henríquez, BIas de la Candelaria, Damián de Velasco, Sebastián Crisóstomo, Leonoro Nolasco, Andrea Palacios, Bernarda Palacios y a los herederos de doña Marta Palacios: Cristóbal, Nicolás y Manuel. "Cuenta la tradición -dice el doctor Leopoldo A. Rodríguez- que doña Marta regaló una parte de su terreno a San Cayetano, para que le hicieran allí un templo".




En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, San Cayetano era una "Reducción de unos 500 ladinos". Agrega que la población gozaba de "temperamento cálido y seco" y que la ocupación de sus vecinos era únicamente el cultivo del maíz y la corta crianza de ganado; de este año al 26 de enero de 1843 y del 8 de marzo de 1843 al 31 de enero de 1844.


También es cuna del periodista Napoleón Viera Altamirano, quien en 1936 fundó el importante periódico "El Diario de Hoy"; del doctor Hugo Lindo, notable prosista y poeta laureado en numerosos eventos de cultura; y del teniente coronel José María Lemus, electo Presidente de la República para el sexenio 1956-196

   


Orígenes y etimología




Ixtepeque es una población yaqui o pipil precolombina y marcaba en la antigua provincia de Cuzcatlán la máxima penetración hacia el noreste de los pueblos de idioma náhuat.


Ixtepeque significa en este idioma "cerro de obsidianas", pues proviene de itz, obsidiana, vidrio volcánico y tepec, cerro, montaña, localidad.

   


Época Colonial




En 1550 tenía unos 375 habitantes. En la carta informe del oidor don Diego García de Palacio al rey Felipe II de 8 de marzo de 1576, se encuentra el párrafo que textualmente dice: "A la parte del Norte de dicho volcán (de San Vicente o Chichontepec) está un lugar que se dice Ixtepeque, y en sus términos unos manantiales de agua caliente (auzoles o infiernillos) de la misma forma que dice los había en el lugar de Aguachapa (Ahuachapán); tienen mucha alumbre y azúfre; en todo aquel (distrito) al derredor hay muchos árboles y yerbas para buenos efectos, y en especial están los montes llenas de la raíz de Mechoacán.


Del lugar dicho (Ixtepeque), aunque es en la misma provincia (de Cuzcatlán o San Salvador), comienza otra lengua de indios, que llaman los Chontales, gente más bruta, aunque antiguamente valientes entre ellos".




Consta, en la "Relación Breve y Verdadera", que el sábado 28 de junio de 1586 el padre comisario de la orden seráfica fray Alonso Ponce pasó por "un pueblecito llamado Ixtepec (Ixtepeque), de los mismos indios pipiles, y del mismo Obispado de Guatemala, visita de dominicos".


En 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, San Cristóbal Ixtepeque tenía 60 indios tributarios o jefes de familia, es decir unos 300 habitantes.




Conforme datos recogidos por monseñor Pedro Cortés y Larraz en 1770, Ixtepeque era pueblo anejo del curato de San Vicente y tenía 88 familias indígenas con 382 personas. En 1786 ingresó en el partido de San Vicente.

 

  

Maldición y destrucción de Ixtepeque




Los indígenas de Ixtepeque tenían fama a principios del siglo pasado, de ser grandes brujos, y en sus hechicerías participaban ladinos, mulatos y negros.


Cuenta monseñor Cortés y Larraz que en la época de su visita a la parroquia de San Vicente (1770) estaba muy en boga el desenterramiento de los cadáveres "para tener ciertos huesos y que en tomando éstos arrojaban los otros como inútiles a su uso. El uso que les dan a dichos huesos es el de persuadirse de que llevándolos no pueden ser aprisionados por las justicias, y aun cuando se aprisionen, que podrán huir de las cárceles".




Refiere además que "tienen ciertos papeles: el uno es el credo puesto al revés, con varias adiciones; el otro, un testamento que llaman de Cristo, los cuales colocan bajo el ara del Altar para que sobre ellos se celebre misa, con lo que les dan virtud para varios efectos supersticiosos".


El cura párroco de San Vicente, presbítero Martín Ruiz de Calatayud, dijo a monseñor "que se hallaba poco menos que en el Infierno, en donde todo es desorden y ningún orden".




En 1812 el padre Ignacio Perdomo, oriundo de San Vicente y cura de Tepetitán, lanzó una maldición contra el pueblo de Ixtepeque que le era anejo a su parroquia, acusando a sus vecinos de ser brujos empedernidos, hombres perversos y vasallos abandonados sin temor de Dios ni del Rey. El anatema del padre Perdomo tuvo los efectos esperados: los habitantes honrados de Ixtepeque, temerosos, empezaron a abandonar la población, trasladándose a otros lugares, principalmente a la reducción de San Cayetano, a donde no les alcanzara la maldición...


Las pocas familias que se quedaron en el maldito pueblo fueron casi completamente destruidas por las epidemias del cólera morbus de 1837 a 1857, epidemias que naturalmente fueron atribuidas a la maldición del cura.




En la Ley de 18 de febrero de 1841, San Cayetano e Ixtepeque formaron un cantón electoral. Dice el doctor Leopoldo A. Rodríguez, que "El Supremo Gobierno decretó en 1859 la extinción de Ixtepeque, porque habían disminuído de tal manera sus habitantes que ya no reunía el número que la Ley exigía para que fuera pueblo; y quedó anexado como barrio a esta ciudad de San Vicente".


En la Ley de 19 de marzo de 1864 aparecen San Cayetano e Ixtepeque formando un cantón electoral; mas no así en la Ley de 21 de octubre de 1871, en que se adscribieron al cantón electoral de San Vicente.

   


San Cayetano Ixtepeque




Durante la administración del doctor Rafael Zaldívar y por Decreto Legislativo de 27 de febrero de 1882, los valles de San Cayetano e Ixtepeque se erigieron en pueblo, con el nombre de San Cayetano Ixtepeque.


La misma Ley fijó como límites del nuevo municipio los siguientes: "por el Oriente, hasta el río Antón Flores, con jurisdicción de la ciudad de San Vicente; al Occidente, con Tepetitán; al Norte, con San Lorenzo y Apastepeque; al Sur, con el volcán de San Vicente, dentro de los límites que señalen los correspondientes títulos de cada una de las jurisdicciones" . Igualmente, el Decreto Legislativo de referencia acordó que "Las autoridades de dicho pueblo residirán en San Cayetano".




Cuatro años antes de la erección de este municipio, en 1878, según datos recogidos por el doctor Esteban Castro, Ixtepeque tenía 184 habitantes, una iglesia, 18 casas de teja y 18 casas de paja; mientras San Cayetano tenía 334 habitantes, una iglesia en construcción, 16 casas de  teja y 32 de paja.


La antigua iglesia de Ixtepeque mide 25 metros de largo por 10 de ancho, con paredes de adobes y techumbre de teja. "Contiene un altar de forma antigua, y seis imágenes, entre las que está una Virgen con un Niño dormido, obra de arte sumamente perfecta. No tiene portada y sí un pequeño campanario, a la izquierda, con una campana en buen estado. En la pared de enfrente tenía antes dos nichos, en los cuales estaban colocadas dos estatuas de madera blanqueadas, tan antiguas que que ya no se les veía ni la cara" (Leopoldo A. Rodríguez).




La nueva iglesia de San Cayetano se estrenó en agosto de 1895. Es de teja, paredes de adobe, y mide 26 metros de largo por 10 de ancho. En ella está la imagen de San Cayetano, patrón del pueblo, cuya fiesta se celebra el 7 de agosto.




La primera municipalidad del nuevo pueblo de San Cayetano Ixtepeque estuvo constituida así: Eustaquio Amaya, alcalde; Dionisio Valladares, primer regidor; Manuel Granada, segundo regidor; y Salvador Marroquín, síndico municipal. En 1890 San Cayetano Ixtepeque tenía 880 almas

 


Extinción de San Cayetano Ixtepeque

Durante la administración del general don Tomás Regalado y por Decreto Legislativo de 12 de mayo de 1902, se anexó a San Vicente, en calidad de barrio, el pueblo de San Cayetano Ixtepeque.




Consecuentemente, las autoridades electas en este pueblo cesaron en sus funciones y las vicentinas procedieron a recibir los archivos municipales y judiciales por inventario y al nombramiento de comisionados y demás agentes de autoridad que debían guardar el orden conforme a la Ley de Policía.

   


Reelección del Municipio

El 4 de abril de 1908 la Asamblea Nacional Legislativa emitió un Decreto, en virtud del cual se erigió nuevamente en pueblo el barrio vicentino de San Cayetano Ixtepeque.




Por el mismo Decreto Legislativo se ordenó proceder a la elección de las autoridades municipales del reestablecido municipio y que éstas recibieran de la municipalidad de San Vicente, previo inventario, el archivo y mobiliario correspondiente, lo mismo que las existencias en efectivo y en especies fiscales que tengan en su poder pertenecientes al antiguo barrio.


Ordenándose asimismo en la Ley referida, que la nueva municipalidad entraría a funcionar totalmente restablecida en el dominio de las propiedades y jurisdicción civil y administrativa que anteriormente había reconocido el pueblo de San Cayetano Ixtepeque.




El mencionado Decreto Legislativo no fue sancionado por el Poder Ejecutivo y, por lo tanto, hubo necesidad de emitir el de 10 de marzo de 1911, ratificando el anterior, que sancionó el Presidente de la República doctor Manuel Enrique Araujo.


En la actualidad, San Cayetano Istepeque tiene separados 2 parques y 2 iglesias parroquiales, ambos barrios se encuentran limitados por casas y calles en promedio de medio kilómetro de distancia, sus calles principales son pavimentadas, sus calles vecinales son de cemento, entre ambos barrios existe un pequeñó río que es visitado por sus pobladores para lavar ropa o tomar un bañó, como en otras ciudades, son las señoras las encargadas de esta actividad, a la cual llevan a sus hijos.




San Cayetano Istepeque celebra sus fiestas patronales  en honor a San Cayetano del 5 al 7 de agosto, en estas fiestas se realizan a diario actividades religiosas que son acompañadas por actos culturales y diversas tradiciones.


Visite San Cayetano Istepeque en San Vicente, vea bonitos paisajes al desplazarse en la carretera de acceso, disfrute su aire fresco y haga turismo en nuestro país El Salvador.

 

Fuentes:

  1. Seguridad.gob
  2. FISDL

Categorías: Turismo, Historia, Viajes

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

4 comentarios

Responder Azdrubal
15:44 Eel 14 Ee junio Ee 2013 
En este lindo y humilde pueblo creci, recuerdo cuando ibamos a bajar mangos con mis compañeritos de mi escuela Dr. francisco E. Galindo, quiero a este pueblito con todo mi corazon, espero regresar pronto.
Responder karina
13:21 Eel 26 Ee julio Ee 2012 
heeeeeeeermooooooooooooooosooooooooo
Responder gaby
13:20 Eel 26 Ee julio Ee 2012 
lindo mi pueblo:-)
no lo dejo x nada del mundo jijijiji
Responder JOSE
19:31 Eel 16 Ee mayo Ee 2011 
DESDE ESTAS LEJANAS TIERRAS, DE USA, PERO ME RECURDA MI JENTE MIS COSTUNBRES, ESPERO ESTAR ALLI NUEVA MENTE,GRACIAS TODOS AQUELLOS Q HAN HECHO POSIBLE ESTAS BELLICIMAS FOTOS.