FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

Jayaque, La Libertad

Publicado el 16 Ee febrero Ee 2015 a las 6:00

 


Jayaque es un municipio del departamento de La Libertad, limita al Norte con Sacacoyo y Colón, al Este por Talnique, al Sur por Tamanique, Chiltiupán y Teotepeque y al Oeste por Tepecoyo; se encuentra a 42 km de San Salvador, según el censo oficial de 2007, tiene una población de 11,058 habitantes; cubre un área de 47,5 km² y la cabecera tiene una altitud de 980 msnm.




Riegan el municipio los ríos Talnique, Shutia, Apalata, Chantecuanes, El Chagüite, San Cristóbal y las Quebradas: Seca, Del Macho, Paso del Loro y los Talpetates.




Sus Cerros Principale son Maguci o Mause, que está situado a 1.6 kms. al Noroeste de la Ciudad, con una elevación de 929 mts sobre el nivel del mar y Cerro Del Macho, que se encuentra a 2.9 kms. al Oeste de la Ciudad, tiene una elevación de 906 mts. sobre el nivel del mar, sirve de límite entre los municipio de Jayaque y Tepecoyo




En su zona urbana Jayaque se divide en los barrios El Calvario, San Sebastián, El Carmen, San Cristóbal, San José y El Centro; en su zona rural Jayaque se divide en los siguientes cantones y caseríos:

  • Juan Higinio: El Pinal, Peñate, Los Olmedos, Tinieblas y Finca los Ángeles
  • Las Flores: La Ceiba, Ojo de Agua, El Refugio, Curazao y Nuevo Curazao; Colonia Llano Verde, Asentamiento Nueva Esperanza 1 y 2
  • La Labor: Colonias Nueva Esperanza y 2 de Mayo
  • Minas: Las Graditas, Las Minas y Quebrada Seca




HISTORIA DE JAYAQUE

 Orígenes y etimología

 



Esta es una de las muchas poblaciones precolombinas de El Salvador. Su nombre autóctono actual, Jayaque, es corrupción de Xayacatepec, toponímico que en idioma náhuat significa "cerro de los enmascarados", de xayacat, faz fisonomía, cara, enmascarado, y tepec, cerro, montaña, localidad. En 1550 tenía unos 500 habitantes.

 

 

Mutación del pueblo

 



El primitivo Jayaque ocupaba un paraje vecino a la población de San Juan Opico y respecto a su antigüedad y a los motivos de su mutación al lugar que hoy ocupa, dícese lo siguiente en un informe municipal de 20 de enero de 1861: "Entre las antigüedades de Jayaque se cuentan varios libros escritos en náhuat cuyas fechas se remontan hasta el año de 1666, época en que el Ilmo. Obispo de Guatemala visitó el pueblo en visita canónica, referencia que hacen los libros de cuenta de las cofradías".




"También por los títulos de sus tierras se ve que la población que hoy se llama Villa de Opico fue propiedad y residencia de los jayaques, la cual abandonaron y vendieron en el año de 1700 a causa de varias plagas que les sobrevinieron; pero los jayaques para no olvidar el lugar primitivo en donde fueron conquistados (por los españoles), mantuvieron estrecha amistad con los opicos y éstos por su parte, para corresponderles, compraron para los jayaques cuatro trompetas de latón en cantidad de quinientos pesos, las cuales iban a tocar todos lo años en Semana Santa, los jayaques.




La revolución del año de 1822 puso término a esta amistad y aquellos instrumentos ya sea por la interrupción de las relaciones amistosas o por la muerte de los que los tocaban, fueron abandonados y destruidos por el tiempo y hoy (1861) existen los pedazos depositados en una caja de la Municipalidad".




Por su parte, en un informe de la municipalidad de Opico de 10 de diciembre de 1860 se dice: "Esta población le viene el nombre de Opico por haber sido en su origen una hacienda llamada San Juan de este nombre y en sus primitivos años fue poblado por los indígenas que hoy forman la de Jayaque".

 

 

Otros sucesos coloniales

 



Según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, en 1740 San Cristóbal Xayacatepeque tenía 110 indios tributarios o jefes de familia, es decir, unos 550 habitantes. Monseñor Pedro Cortés y Larraz apunta que, en 1770, este pueblo pertenecía a la parroquia de Opico y que en él moraban 578 personas distribuidas en 120 familias. Ingresó en 1786 en el partido de Opico.




El corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa dice que, en 1807, Jayaque era "Pueblo de indios... muy destruido y de mal temperamento y los pocos naturales dedicados al cultivo del añil en las haciendas inmediatas de particulares".

 

 

Sucesos posteriores

 



Como municipio del partido de Opico quedó incluido en el departamento de San Salvador por Ley Constitucional de 12 de junio de 1824. El 22 de mayo de 1835 el departamento de San Salvador se denominó de Cuzcatlán y se dio el nombre de Quezaltepeque al antiguo partido de Opico. En estas unidades administrativas quedó incluido el pueblo de Jayaque. Nuevamente, el 30 de julio de 1836, se denominó de Opico el distrito mencionado.




En la Ley de 18 de febrero de 1841 aparece como cantón del distrito electoral de Teotepeque. El partido de Opico se segregó del departamento de Cuzcatlán y se incorporó en el de San Salvador por Decreto Ejecutivo de 5 de abril de 1842. Así cambió nuevamente de jurisdicción departamental el pueblo referido.




Del citado informe municipal, de 29 de enero de 1861, son los párrafos siguientes: "La jurisdicción (de Jayaque) comprende 896 habitantes; y en el pueblo existen iglesia, cabildo y convento de teja, y 172 casas de paja". "El idioma que se habla es el náhuat entre los indígenas, pero conocen bien el español y lo usan para su comercio con los demás pueblos de ladinos". "Se da el café y existe un plantío que ocupa diez tareas, siendo su sabor tan exquisito que las personas que lo compran en la Capital (San Salvador), lo pagan a buen precio".




A partir del 28 de enero de 1865 es municipio del departamento de La Libertad. En 1890 tenía 1,286 almas. Al crearse el 25 de abril de 1898 el distrito judicial de Armenia, el pueblo de Jayaque quedó bajo la jurisdicción de este Juzgado de la Instancia.

 

 

Título de Villa

 



Durante la administración de don Pedro José Escalón y por Decreto Legislativo de 4 de mayo de 1906, se elevó al rango de villa el antiguo pueblo de Jayaque.

 

 

Título de Ciudad

 



Por Decreto Legislativo de 18 de mayo de 1926, expedido durante la administración del doctor Alfonso Quiñónez Molina, se confirió el título de ciudad a la mencionada villa, en consideración a que había adquirido bastante incremento, debido al desarrollo de su agricultura, comercio y ornato.

 

 

Arqueología

 



En el cantón Las Flores, a 4 k al N, están las ruinas de la población prehispánica de Tzinacantan, que en 1550 tenía unos 425 habitantes. El templo principal fue excavado por manos inexpertas, habiéndose encontrado gran cantidad de restos humanos, profusa cerámica y otros testimonios irrecusables de un esplendoroso pasado.




Jayaque es una ciudad de mucho turismo, principalmente por su altura; su agradable clima, ideal para el cultivo del café, sus calles son rectas, de asfalto, piedra o adoquines, con muchas pendientes, posee casas con mucho colorido, varias de estilo colonial, algunas de adobe y bahareque y otras de sistema mixto, su plaza central se constituye por un parque, diversas oficinas municipales y su imponente Iglesia colonial, celebran  fiestas copatronales  el 19 de enero en honor a San Sebastián y Patronales el 25 de julio en honor a San Cristóbal. Estas fiestas poseen un compadrazgo histórico religioso entre los santos San Cristóbal de Jayaque y San  Lucas de Cuisnahuat.




Entre las actividades relacinadas al turismo, desarrollan el tour del café, visitas a diferentes fincas del lugar, hay caminatas, gastronomía, artesanía, un zoológico privado y visita a la siembra de hortalizas, entre otros.




Visite Jayaque en La Libertad, el tour de café, caminatas en sus calles o en sus fincas y mucho más para estar en contacto con la naturaleza.

.

 


Fuentes:

  1. Plan de atención de Emergencia Invernal 2013 Jayaque,  Comisión de Pettección Civil de Jayaque

  2. FISDL

Categorías: Turismo, Viajes, Historia

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

1 Comment

Responder manny
18:02 Eel 2 Ee mayo Ee 2015 
Que maravilloso es leer nuestra historia de los pueblos, pero es más agradable saber que hay mujeres y hombres que se desvelan investigando todo lo oculto que ha sucedido a través de la historia, gracias honorables personas por ilustrarnos.