FOTOS Y REPORTAJES DE CIUDADES DE EL SALVADOR

Inicio

Candelaria de la Frontera, Santa Ana

Publicado el 21 Ee octubre Ee 2013 a las 17:20 Comments comentarios (0)



Candelaria de la Frontera es un municipio del departamento de Santa Ana ubicado a 87 Km de San Salvador y a 28 kilómetros al noreste de la ciudad de Santa Ana, limita al norte con la República de Guatemala y Santiago de la Frontera, al oeste con El Porvenir y al éste con Texistepeque. Su terreno es bastante montañoso y abarca una extensión de 97 km². Su elevación es de 700 Mts sobre el nivel del mar; posee una población de 22,686 habitantes según el censo de 2007.




En su zona urbana Candelaria de La Frontera se divide en los barrios Las Animas, San José, San Antonio y Santo Domingo; en su zona rural se divide en los cantones Casas de Teja, El Jute, El Zacamil, La Criba, La Parada, San Jerónimo, Monte Verde, Piedras Azules, San Jose Pinalito, San Vicente y Tierra Blanca.




El Municipio es parte de la Cuenca del Río Lempa y es irrigado por los ríos Guajoyo, Nahulape, Santa Gertrudis, Brujo, El Nacimiento, Candelaria, El Jute, El Jutal y Piedras Azules, y por las quebradas La Presa, La Caja, Bella Vista, La Lagarta, El Jute, Las Lajas, Mojarras Blancas, de Juárez y La Quebradona





HISTORIA DE CANDELARIA DE LA FRONTERA

Orígenes




La aldea de Candelaria, en jurisdicción de la ciudad de Santa Ana, era una de las más prósperas de la comarca en los comedios del siglo pasado y como todos los poblados de la frontera occidental fue teatro de acciones de armas en la larga serie de guerras fratricidas habidas entre El Salvador y Guatemala.




Así, a fines de abril de 1863, la aldea de Candelaria fue ocupada por el oficial guatemalteco Darío González, quien llegó con procedencia de Jalapa y a las órdenes de medio millar de soldados. Los invasores, después de cometer impunemente toda clase de fechorías, fusilaron al alcalde auxiliar Manuel Puquir y a los vecinos Vicente y Antonio Ramos.

 

     

Erección del Municipio




Durante la administración del doctor Rafael Zaldívar y por Decreto Legislativo del 1 de marzo de 1882 se erigieron en pueblo, con el nombre de Candelaria, los cantones de Paraje Galán, Criba, San Jerónimo, Singüil y Candelaria, y se señaló el valle de este último nombre, para la residencia de la autoridad municipal.




El nuevo municipio quedó incorporado en el distrito de Santa Ana y su jurisdicción abrazó la que comprendían dichos cantones. Al crearse más tarde el distrito de Chalchuapa fue incorporado a éste el, pueblo de Candelaria.

 

     

Sucesos posteriores




Dentro de sus límites jurisdiccionales se formaron más tarde los cantones de Las Piedritas, San Cristóbal y Los Cerros Dormidos, que se segregaron del municipio de Candelaria y se incorporaron en el de El Porvenir, por Ley de 8 de abril de 1893. En 1890 tenía 1,094 habitantes. En ese último año, en la hermosa meseta de Paraje Galán, se escenificaron los sangrientos combates de los días 18 y 19 de julio de 1890.




El general Antonio Ezeta, héroe de la guerra del 90, dijo en proclama al Ejército Expedicionario de Occidente: "En seis días habéis conquistado, con valor imponderable y abnegación sin límites, las posiciones inexpugnables de Tierra Blanca; Paraje Galán, Buena Vista, Piedras Azules, Atescatempa, Contepeque y las faldas del Chingo y Mita, abarcando en territorio guatemalteco, una zona de diez y seis leguas, y dando una lección dura y severa a los traidores a la Patria; y a los que violando el derecho de gentes, hollaron el suelo salvadoreño".




Candelaria de la Frontera recibió el título de ciudad el viernes 25 de enero 2008, la decisión se basó oficialmente en el decreto legislativo 426 que fue avalado por los diputados de la Asamblea Legislativa el 4 de octubre de 2007.




Actualmente Candelaria de la Frontera posee mucho comercio y se encuentra en pleno desarrollo, sus calles son de asfalto, empedradas y de tierra; posee casas de estilo colonial, de adobe, bahareque y otras de sistema mixto; frente a la municipalidad posee su Iglesia Parroquial; celebran sus fiestas patronales del 31 de Enero al 2 de Febrero en honor a la Virgen de La Candelaria.




Candelaria de la Frontera es atravesada de Norte a Sur por la Carretera Panamericana CA-1, vía primaría que comunica la Ciudad de Santa Ana con el punto fronterizo de San Cristóbal, y la Ciudad de Guatemala. A través de la CA-1, se tiene acceso y se conecta, mediante carretera asfaltada, con los Municipios de Santiago de la Frontera y San Antonio Pajonal; y mediante carretera de tierra, a los Municipios El Porvenir y Texistepeque. Además, de esta se desprende la carretera que conduce a la cuidad de Chalchuapa.




Visite Candelaria de la Frontera en Santa Ana, para llegar desde San Salvador tome la carretera de oro y luego la carretera panamericana hacia Santa Ana; viaje a sus zonas boscosas, comparta con su gente sus fiestas y tradiciones.

 




Fuentes:

  1. www.candelariausa.com
  2. FISDL
  3. Documento: Proyecto de USAID para laCompetitividad Municipal, 2012

Chalchuapa, Santa Ana

Publicado el 7 Ee octubre Ee 2013 a las 5:30 Comments comentarios (0)

 


Chalchuapa es una ciudad del Departamento de Santa Ana ubicada a 720 msnm, colinda al Norte con el departamento de Jutiapa (Guatemala); al Este con los municipios de Candelaria de la Frontera, El Porvenir y San Sebastián Salitrillo; al Sur, con el municipio de Juayúa (departamento de Sonsonate) y al Oeste, con los municipios de Atiquizaya y El Refugio (departamento de Ahuachapán). Posee un área   rural de 164.18  km² aproximadamentey Área urbana de 4.00  km²; cuenta con una población de 74,038 habitantes según censo del 2007.




Los ríos principales del municipio son: Güeveapa o Pampe, Chingo, Magdalena y Seco Existe la laguna de Cuscachapa, situada al Este de la ciudad; los rasgos orográficos más notables del municipio lo representan el volcán Chingo y los cerros Sumastepeque, Limón, La Cumbre, Bosquelia o Ayeco al Norte y la Sierra Madre al Sur.

 



HISTORIA DE CHALCHUAPA

Orígenes y etimología




La ciudad de Chalchuapa es una de las milenarias del territorio actualmente llamado salvadoreño y en ella se alzan, enhiestos y desafiantes, los irrecusables testimonios arqueológicos de una pretérita civilización indígena, que allí contemplaron centurias ya idas, y que revelan al arqueólogo como al profano el poder omnipotente de un sacerdocio que, guiando a un pueblo esclavo y fanático, supo plasmar en la piedra y en el barro su profundo sentimiento religioso. Sin la magnificencia de Copán ni de Quiriguá, en el área meridional de la vertiente atlántica centroamericana ocupada por los pueblos mayaquichés, y sin la profusión de estelas, pilastras, columnas, edificios arquitectónicos, juegos de pelota y otros restos arqueológicos de Tikal, Yaxchilan, Seibal, Uxmal, Chichén Itzá, Mayapán, etc., en el centro y septentrión de aquellas comarcas -hoy convertidas en la gigantesca necrópolis de una cultura que ha sorprendido al hombre occidental desde la temprana mitad del siglo XVI-, la región arqueológica de Chalchuapa, diseminada en una superficie de cinco kilómetros cuadrados, por sus caracteres propios y distintivos, así como por su remota antigüedad pagana, ofrece un campo de estudio para el hombre de ciencia y un paraje de recreo para el que gusta extasiarse ante la presencia de lo que fue esplendor y grandeza, y hoy es sólo un mudo recuerdo... En esa zona arqueológica, sin duda alguna la más interesante de El Salvador y también la mejor estudiada, se han localizado cinco centros principales de civilización precolombina: Tazumal, al Sur; Pampe y El Trapiche, al Norte; Casa Blanca, al centro; y Las Victorias, al Noreste.




Por ser el primero de esos emporios teocráticos el más notable de todos, a la arcaica civilización que se gestó y desarrolló en el área geográfica considerada y que se extendió a otras vecinas, se le ha llamado con toda propiedad "civilización tazumalense" (Jorge Lardé, 1926), y se considera hoy día que sus orígenes datan por lo menos de los siglos V y VI de la Era Cristiana. Ante esas importantísimas ruinas, que acusan en sus estratos prístinos la presencia de un núcleo humano mayaquiché fuertemente civilizado y la influencia tardía, pero indudable, de un pueblo yucoazteca, surge naturalmente esta inquietante interrogación: ¿quiénes vivieron allí en remotos tiempos y quiénes dejaron a la posteridad esos restos arqueológicos, que cantan pasadas hazañas y gestas locales ya olvidadas?.. Las fuentes coloniales de información, los datos arqueológicos, etnológicos y lingüísticos y, en una palabra, las pruebas concordantes de las disciplinas históricas, son los que permiten responder satisfactoriamente a esa pregunta.




Los antropólogos contemporáneos han establecido, sobre bases inamovibles, que la faja costeña del Océano Pacífico comprendida: entre Tapachula (Soconusco, México) y el río Lempa (El Salvador) es la cuna donde germinó, se desarrolló y proyectó la civilización y cultura más antiquísima de Mesoamérica. En esa superficie ístmica, la más densamente poblada del continente colombino y la única capaz de auspiciar éxodos, se encuentran los especimenes botánicos (maíz, fríjol, hule, anona, cacao, etc.) y zoológicos (quetzal, lagarto, mono, tapir o danta, etc.) divinizados por la mentalidad aborigen en la cosmogonía prehispánica, la estatuaria lítica más arcaica, las trazas originales del primitivo calendario agrariorreligioso (cómputo de 260 días) y, en definitiva, todos los auténticos vestigios de la civilizacion original. Por otra parte, dentro de esos límites de la fajacuna, se producen los dos idiomas maternos: el mame, con su dialecto el pok'omame, como antepasados de las lenguas mayaquichés; y el yaqui o pipilnáhuat, como antecesor de las lenguas yucoaztecas o nahoas.




Los más autorizados cronistas de la colonia, tales Tomás López, Antonio de Remesal, Francisco Ximénez, Pedro Cortés y Larraz y Domingo Juarros afirman unánimes y conformes: que Chalchuapa fue "la meca de la civilización pok'omame de la América Central," agregando el segundo y el tercero de los mencionados que de esta ciudad salieron, posiblemente en el siglo XIV o XV A. D., los emigrantes que fueron a tierras hoy guatemaltecas a fundar Mixco, Petapa, Pinula y otros núcleos 'humanos congéneres. Ese éxodo de tribus pok'omames salvadoreñas al territorio de Guatemala se produce, como consecuencia natural y lógica, del proceso de expansión territorial de los yaquis o pipiles de la región sureña de los Izalcos, que lenta, pero seguramente, fueron sometiendo a las antiguas metrópolis de la citada nación precolombina. Este fenomeno historico sociologico se comprueba: 1° Porque en diciembre de 1549, en Ahuachapán, las mujeres hablaban pok'omame y los hombres el yaqui o pipilnáhuat, es decir, que los guerreros nahoas o yucoaztecas habían derrotado a los mayaquichés de esa comarca y tomado a sus mujeres como precioso trofeo de su contundente victoria militar. 2° Porque en un país ocupado desde tiempos inmemoriales por dichos pueblos, la toponimia regional no es pok'omame, sino pipilnáhuat siendo Tazumal, Pampe y Chunquis las únicas excepciones conocidas. 3° Porque en la estatuaria sagrada y cerámica de los últimos períodos se encuentran figurillas y pinturas representativas de Tlaloc, Chalchihuitlicueye, Quetzalcúat, Xipe Totec y otros dioses del panteón naphoa, así como motivos de decoración exóticos. De ahí que ignoremos el nombre autoctono o pok'omame de la ciudad de Chalchuapa, ya que éste es de cuña francamente yaqui o pipil y significa literalmente "ciudad que posee jadeítas", "ciudad abundante en jadeítas" o "donde se trabaja la jadeíta". En efecto, este toponímico está constituido de las raíces chalch, apocope de chalchihuit, chalchihuite, jadeíta (piedra preciosa de color verde); hua, el que tiene o posee algo en abundancia, y pa, en, donde, sufijo locativo.

 

     


Restos arqueológicos




De todas las Bellas Artes y artes industriales los pok'omames de Chalchuapa, Atiquizaya, Ahuachapán y poblaciones aledañas desarrollaron en alto grado de esplendor la cerámica policromada y a este respecto los cronistas castellanos han dejado en sus escritos constancia de su profunda admiración por esos aborígenes que, en el antiguo Reino de Guatemala, eran los que trabajaban la más fina y mejor loza de estas provincias, trabajo que constituía señaladamente el patrimonio de las mujeres y que ejecutaban modelando el barro con las manos, pues desconocían el torno de alfarero. Los pok'omames trabajaban también con gusto artístico y delicadeza la jadeíta como lo comprueban las diversas piezas localizadas en recientes excavaciones en el templo de Tazumal, de las cuales merece especial mención un pectoral representativo del mito Quetzalcóhuatl-Kukulkam, la poderosa y altiva "serpiente con plumas de quetzal" o "plumaje del cielo". Pero sobre todo, lo que al vulgo impresiona y asombra son los edificios arquitectónicos, estelas, monolitos y figuras incisas en piedra de bravos guerreros.




De los cinco centros de "civilización tazumalense", que atrás quedan enunciados, indiscutiblemente el más importante es el de Tazumal. Comprende un montículo principal o santuario observatorio, de 23 M de altura, emplazado en una manzana de terreno y formado de dos pirámides truncadas y superpuestas (ku o teocali), con graderías de diversos tamaños y orientadas en distintos rumbos que rematan en edificios secundarios, terrazas, etc.; pero sin seguir un plan arquitectónico uniforme, pues las actuales ruinas acusan que la referida mambla fue reconstruida o ampliada seis o siete veces, por lo menos. Al Oeste de esta construcción se encuentran ocho pilastras con figuras incisas, y más allá un tumuloparásito, y otros más lejanos que circundan la estructura principal, dos de los cuales, bastante destruidos y hoy en el interior del cementerio de Chalchuapa, parecen indicar un pequeño patio de juego de pelota. Del flanco occidental de la doble pirámide Tazumal, situada a unos 150 M al sureste de la orilla de Chalchuapa, proviene la estela impropiamente denominada "Diosa, Virgen o Reina de Tazumal", que perteneció al hospital de dicha ciudad y que fue traída a San Salvador en 1892 por el doctor Santiago Ignacio Barberena.




Esta macroescultura, de inspiración mayoide, que enlaza la estatuaria lítica arcaica con la de la época clásica de la civilización mayaquiché, tiene las siguientes dimensiones: altura, 2.65 M; anchura, 1.16 M.; y espesor, 0.44 M., y representa un personaje varonil que está de pie y que en manera alguna puede identificársele con una deidad femenina. En la parte superior tiene grabada, en bajorrelieve, una cabeza indudablemente zoomorfa: la cabeza de un mono, en la que se distinguen fácilmente dos ojos en forma de anillos, dos agujeros nasales, la boca con cuatro dientes y sus respectivas comisuras labiales, y un mechón de pelos en la frente. La cabeza de la estela es de forma ovoidal y ostenta un adorno consistente en una diadema que cubre horizontalmente la parte media de la frente y que cubriendo las orejas baja por las mejillas hasta la altura de la boca. En la parte frontal de la diadema hay seis perforaciones semiesféricas, posiblemente estilizaciones de cuentas de collar de jadeíta, y toda ella sujeta un penacho de plumas de quetzal, que cubre la porción superior de la cabellera y que a los lados se extiende como adorno. Los ojos circulares, la nariz achatada y los camanances están bien trazados; el mentón es grande, varonil, y entre la diadema y el comienzo de la nariz presenta una perforación, o sea una preciosa piedra de chalchihuite. Alrededor del cuello la estela ostenta un doble collar de jadeítas, de doce cuentas cuadrilongas cada uno, haciendo un total de veinticuatro cuentas. En el tórax carece de senos, es descubierto o liso, y esta particularidad, unida a otras, indica claramente que se trata de un hombre y no de una mujer. La mano derecha está bien diseñada y lleva un brazalete constituido de cuatro plaquitas de jadeíta; los dedos de las manos están nítidamente esculpidos y el pulgar lo lleva doblado, no extendido como los otros. Sujeto con esta mano y apoyado en el estómago, de la base del monolito al hombro izquierdo, la estela porta un enorme cetro ceremonial, de 1.74 m. de longitud. La parte superior de este objeto, que es en forma de lanza, ostenta la cabeza, tórax y extremidades de un mono. sentado, con la cola enrollada en espiral, similarmente concebida como la estilización de la culebra en las pinturas de las vasijas procedentes de la región de Chalchuapa.




El binomio mitopéyico Mono-Serpiente equivale, esotéricamente, al binomio Cielo Tierra. En la parte inferior, o mango el cetro ceremonial presenta una línea ondulada y dos perforaciones en forma de ojos. La mano izquierda está imperfectamente esculpida y apenas se notan las extremidades de tres dedos, como sosteniendo un escudo o rodela con líneas incisas. El vestuario, esencialmente masculino, adornado con insignias reales, pampanilla y cinturón, jamás podría llegarse a identificar con un vestido femenino.




Del centro arqueológico de Casa Blanca el doctor Barberena trajo a San Salvador, en el mismo año de 1892, dos esculturas primitivas, muy toscas, a las que el vulgo llamaba "sofás". Una de ellas ha sido bautizada por Leplengeón con el nombre maya Chac Mool y efectivamente representa un dios de las lluvias; la otra, según Lardé, ostenta la figura de un jaguar en asecho. Ambas piezas están trabajadas en roca volcánica porosa. El ku del Trapiche, en línea recta hacia el Norte del de Tazumal, aún. no ha sido explorado; pero indudablemente guarda verdaderos tesoros arqueológicos. Las ruinas del grupo de Pampe fueron descubiertas en 1926 por Jorge Lardé y ofrecen la particularidad de que sus edificios fueron construidos sobre la avanzada de una antiquísima colada de lavas volcánicas. Finalmente en el grupo de Las Victorias se ha localizado una gran roca, con grandes guerreros en bajorrelieve, que ofrecen la singular particularidad de que carecen por completo de adornos de pluma de quetzal o de ara macao, lo que las asemeja en mucho a las veracruzanas de la civilización ulmeca de México. Entre Tazumal, Casa Blanca y Las Victorias se encuentra un maare o cráter de explosión ocupado por la Cuzcachapa que, en los tiempos gentiles, fue considerado como un lagooráculo y centro tristemente célebre de sacrificios humanos.

 

    


Época colonial




En 1550 el pueblo de Chalchuapa tenía unos 350 habitantes. El 9 de mayo de 1586 pasó por esta población el religioso franciscano fray Alonso Ponce y la "Relación Breve y Verdadera", que da cuenta de las andanzas de este monje, dice que andadas desde Atiquizaya "otras dos leguas de buen camino, llegó a otro pueblo grande de los mesmos indios (pok'omames), obispado (de Guatemala) y visita llamado Chalchuapan, donde reside un clérigo, con el cual se detuvo como un credo cantando, y luego volvió a proseguir su viaje". "Había en aquel pueblo -agrega- muchos árboles de xícaras (morros), los cuales son medianos, de hojas pequeñitas que cubren mal las ramas, la fruta que llevan es a manera de calabazas medianas muy redondas y pegadas por el pezón al mismo tronco y grueso de las ramas, como las mazorcas del cacao, a éstas las curan y aserradas por medio, como de ordinario se corta una naranja, hacen de cada una dos que sirven de escudillas, cazuelas o tazas, y de otros vasos en que beben el chocolate y otras bebidas del cacao; este es el servicio común de los indios y de los negros y aun de españoles pobres, llámanse en la lengua mexicana xicalli, y corrupto el vocablo se dice xícara, hácense algunas de éstas muy curiosas, raídas y pintadas, las cuales tienen en mucho en lo de México, también las aderezan sin partirla a manera de frascos, con su boca y respiradero para echar agua, vino, vinagre y otros líquidos".




El padre irlandés Tomás Gage pasó por el pueblo de Chalchuapa el 8 de enero de 1633 y este hecho es relatado así por el ilustre viajero: "A media noche me partí y fui a almorzar a un gran pueblo llamado Chalevapan (hoy Chalchuapa), donde los indios, que eran Pocomames, me recibieron muy bien porque hablaba la legua poconchí o pocoman como ellos; quisieron detenerme para que les predicase el domingo siguiente, lo cual hubiera hecho si no me hubiera encontrado obligado por una consideración mayor a retirarme pronto".




En 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, Santiago Chalchuapa tenía 340 indios tributarios, o sea alrededor de 1,700 indígenas, más 225 ladinos y mulatos que eran "soldados de dos compañías de socorro para las costas".  "Tiene abundantes cosechas -dice- de maíz, de frijoles, de algodón y crianza de gallinas lo competente para su sustento". En 1770, conforme los autos de visita del arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, Chalchuapa era cabecera de la parroquia de su mismo nombre, que comprendía como anejo al pueblo de Atiquizaya y 19 haciendas, valles y sitios densamente poblados. La población urbana de Chalchuapa comprendía 76 familias indígenas con 662 personas y 91 familias de ladinos con 600 miembros. Total: 167 familias con 1,262 habitantes. La población rural o de los valles era de 37 familias con 278 personas, aun cuando el empadronamiento no comprendía a "un gran número de trapiches y pajuides que ponen los indios en cualquier rincón de los montes y el término de esta parroquia se halla inundado de ellos". Dice monseñor Cortés y Larraz: "La mitad de los vecinos de este pueblo son ladinos y creo que el no ser ya todos es por una política de los indios, que celebré mucho. Consiste en que considerándose los indios dueños del terreno, no permiten que los ladinos levanten casas sin su licencia; aun cuando la piden no la conceden sino con ciertas condiciones y entregando el tanto que conciertan. Entre las condiciones es una, que dicha licencia no vale sino para levantar, por una vez, la casa; de manera, que si por cualquier motivo sucediera faltar dicha casa, ni la pueden reedificar ni hacer otra en el territorio de los indios, sino es por un nuevo concierto".




"El Cura (párroco de Chalchuapa presbítero Felipe Aceituno) -agrega monseñor- se empeñó en que yo persuadiera a los indios que no estrecharan tanto a los ladinos para edificar casas en su suelo, a lo que respondí, que yo deseaba inspirarles esta política a todos los indios de la América, porque sobre haberles ocupado su terreno y sacándolos de los pueblos más útiles y acomodados, y aun con ella y teniéndola en la mayor observancia, no dejan los ladinos de ocupar la mitad de este pueblo, con que si la relajaban quedaría sin indios a pocos días". El presbítero Aceituno tenía por coadjutor al presbítero Joseph Méndez y en la parroquia había otros. dos religiosos: don Miguel Figueroa y don Francisco Calderón, que poco hacían en favor del culto. El cura Aceituno dijo a monseñor que había "escuela de niños", pero que la asistencia de éstos no era continua por las frecuentes escusas que ponían los países; y que "el idioma común (en la parroquia) es el castellano, y el materno que no se necesita, el pokoman". En 1781 el pueblo de Chalchuapa sufrió las consecuencias de una epidemia de viruela. Ingresó en 1786 en el partido de Santa Ana. En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, Chalchuapa era "Pueblo de indios y ladinos... es numeroso su vecindario en ambas clases. Se carece de industrias en artes y manufacturas. Cultivan añil, maíz y otros frutos de primera necesidad y crían algún ganado". El 20 de marzo de 1810 tomó posesión del curato de Chalchuapa el presbítero Rafael Luna. En 1817 la epidemia de viruela volvió a afligir a su vecindario.

 

    


Época federal




El municipio de Chalchuapa quedó incluido el 12 de junio de 1824 en la nómina de pueblos del departamento de Sonsonate. Situada esta población en la ruta que conduce de Guatemala a San Salvador es lógico que haya sido frecuentemente ocupada por tropas beligerantes en la larga serie de guerras fratricidas y revoluciones armadas que han ensangrentado a los pueblos de Centroamérica. El 14 de julio de 1827 el ejército federal, al mando del general Manuel José Arce, invadió por segunda vez el territorio salvadoreño y ocupó la plaza fuerte de Chalchuapa. El. 19 de octubre del mismo año, el ejército federal acantonado en Chalchuapa sufrió la deserción de las tropas santanecas y sonsonatecas. Este inesperado hecho y un complot descubierto de la oficialidad chapina para retomar a Guatemala obligaron al brigadier Francisco Cascaras a evacuar esta estratégica plaza. El 29 de enero de 1828 el ejército federal, a las órdenes del brigadier Manuel de Arzú, invadió por tercera vez y en número de 3,000 soldados el territorio cuzcatleco, habiendo ocupado sin resistencia la plaza de Chalchuapa, en cuyo recinto se atrincheró. El 1 de marzo de 1828 a las siete de la mañana, sin plan ni concierto, 3,000 soldados salvadoreños a las órdenes del general colombiano Rafael Merino atacaron los reductos exteriores del ejército federal en Chalchuapa. La acción fue sangrienta y culminó con una catastrófica derrota para los atacantes, derrota debida a la incapacidad del jefe y a la circunstancia de que éste se encontraba ebrio durante el desarrollo de la misma. En 1830 el vecindario de esta población volvió a sufrir a causa de la epidemia de la viruela. En 1837 el cólera morbus diezmó a la población de Chalchuapa.

 

    


Sucesos posteriores




Por Ley de 23 de febrero de 1850 las aldeas de San Antonio y El Rosario (hoy pueblo de El Refugio, departamento de Ahuachapán) se segregaron del municipio de Atiquizaya y se reincorporaron en el de Chalchuapa. En febrero de 1851, después de la batalla de La Arada -una de las tumbas del liberalismo y unionismo centroamericanos-, el victorioso ejército guatemalteco ocupó sin resistencia el pueblo de Chalchuapa. En 1854 las mangas de chapulines destruyeron las sementeras y los hijos de esta población sufrieron hambre. Desde el 8 de febrero de 1855 pertenece Chalchuapa al departamento de Santa Ana. En febrero de 1856 reapareció la epidemia de la viruela. En julio de 1857 fue diezmada nuevamente la población de Chalchuapa por el cólera morbus. En un informe municipal de la misma, de 26 de octubre de 1858, aparece con 3,559 habitantes. "Esta población se compone -dice ese Documento- de cuatrocientas treinta y ocho casas, entre las cuales se cuentan trescientas tres de paja y ciento treinta y cinco de teja, entre estas últimas hay varias de regular construcción y con alguna decencia, blanqueadas por dentro y fuera con cal, y de un solo piso. Hay también treinta y dos calles rectas; pero no con igualdad, porque unas se componen de setenta hasta cien varas de largo, y otras tienen un poco más de cien, y de ocho hasta diez varas de ancho; todas a excepción de la que está en el medio de la población de Norte a Sur que se nomina de las parejas, se hallan en partes empedradas, pero de muy mal empedrado. Hay una iglesia de buena construcción y con una extensión regular que hasta la fecha se halla en buen estado, sin embargo de que hace mucho tiempo que fue construida, y es en realidad un hermoso edificio. La casa municipal que está situada al Iado del Sur de la plaza se halla totalmente arruinada; las cárceles se hallan en igual estado; y no se ha dado principio a la nueva construcción de ambos edificios porque se ha estado atendiendo a la construcción de un puente de que se hablará en otro párrafo". "Hay una casa que sirve de convento, pero por ahora por estar también arruinada sirve para casa de escuela, cuyo establecimiento unos pocos meses antes ocupaba una parte de la casa municipal, la que a la fecha ocupa el juez de policía con su escolta. El panteón está colocado al lado del Sur; se halla en regular situación, de pared doble y presenta una mediana amplitud". "Tiene su Municipalidad compuesta de un alcalde, cuatro regidores y un síndico, y ésta tiene su secretario pagado de sus fondos: tiene también su juez de Paz propietario y su suplente; y para lo eclesiástico existe un cura que depende del Señor Obispo de San Salvador. Hay igualmente un comisario de alcabalas, un juez de policía con una guarnición compuesta de cuatro soldados y un cabo; el policía es pagado de los fondos municipales y la guarnición por una suscripción de los vecinos que a principios del año se ofrecieron voluntariamente a este fin; hay asimismo un alcaide de las cárceles pagado de los mismos fondos. Finalmente hay un establecimiento de primeras letras y su preceptor es pagado de las rentas del Gobierno, y concurren a dicho establecimiento de cuarenta a sesenta niños; mas, es de notarse que hasta ahora por falta de fondos no ha podido establecerse una escuela de niñas, pues si es tan indispensable como importante la del sexo masculino, mucho más es sin duda la del bello sexo femenino: la civilización e instrucción de ambos sexos es sin equivocación el origen fundamental para que un pueblo pueda obtener los más plausibles resultados; y ojalá algún día podamos complacer nuestros deseos".




El puente que se estaba construyendo era sobre el río San Juan o Amulunca "formado de calicanto de un solo arco, pero de la mayor solidez y capaz de resistir a las crecientes de aquel río por abundantes que sean, y se construyó por disposición del Señor Gobernador departamental (coronel don Teodoro Moreno) para facilitar el tránsito para la República de Guatemala". La jurisdicción de Chalchuapa comprendía en 1858, según el mismo documento, quince valles, aldeas o cantones, a saber: El Salitrillo, El Rosario, La Empalizada, Los Dos Ríos, Senca, San Juan Chiquito, Galeano, Paste, San Sebastián, El Arado, El Ojo de Agua, El Guachipilín, Malacara" Ayutepeque y El Cuje. Comprendía además tres grandes haciendas: Contepeque, San Isidro y La Magdalena. Confirmando la etimología que hemos dado del toponímico Chalchuapa, el citado informe municipal dice: "Esta población es de las antiguas: fue poblada por indígenas y eran ricos de moneda efectiva llamada chalchiüite, y ellos ocupaban los destinos públicos que por la ley debían haber en aquella época; y hasta muchos años antes que Centro América se declarase independiente del gobierno Español, se estableció la Municipalidad y demás empleados de ladinos; y los indígenas insensiblemente han ido destruyéndose pues a la fecha no hay más que un pequeño número que tienen parte únicamente en sus funciones religiosas, para lo cual ocupan el producto de sus terrenos que tienen arrendados para repastaje, crianza de ganados y para labranzas agrícolas a diferentes arrendantes".

 

     


Título de Villa




Durante la efímera administración del Senador Presidente don José María Peralta y por Acuerdo Legislativo de 11 de febrero de 1859 se confirió el título de villa al pueblo de Chalchuapa, por considerarse fundadas las pretensiones de su municipalidad. A causa de que la mayor parte de los moradores del valle de La Empalizada eran oriundos o vecinos de Santa Ana, dicho valle, a iniciativa del gobernador político departamental coronel don Teodoro Moreno y por Acuerdo Legislativo de 6 de febrero de 1860, se segregó de la jurisdicción de Chalchuapa y se anexó a la de Santa Ana. Los días 19 de febrero y 3 y 21 de junio de 1863 la villa de Chalchuapa fue ocupada por los ejércitos guatemaltecos invasores.

 

    


Títulos de Ciudad y Cabecera de Distrito




Durante la administración del doctor Rafael Zaldívar y por Decreto Legislativo del 15 de febrero de 1878 se confirió el título de ciudad a la villa de Chalchuapa, en consideración a "los servicios que ha prestado a la República en sus diferentes vicisitudes, por su cooperación para el fomento de la agricultura y por reunir los elementos necesarios para ser elevada" a tal rango. La Asamblea Nacional Constituyente de El Salvador, por Decreto de 1° de marzo de 1880, autorizó al Poder Ejecutivo para que estudiara la conveniencia o no de erigir un tercer distrito administrativo en el departamento de Santa Ana, con el nombre de distrito de Chalchuapa, y de elevar a la categoría de pueblos a los valles de Salitrillo y Dos Ríos, de la jurisdicción de Chalchuapa. Las poblaciones de Candelaria, El Porvenir y San Sebastián Salitrillo, fundadas el 1 de Marzo de 1882 y 7 de agosto y 7 de septiembre de 1885, respectivamente, constituyeron con la ciudad de Chalchuapa el tercer distrito administrativo antes mencionado.

 

     


Batalla de Chalchuapa




El Presidente y Reformador de Guatemala general Justo Rufino Barrios pretendió en 1885 hacer la Unión de Centroamérica por el imperio de bayonetas. Con tal propósito organizó un poderoso ejército de 15,000 hombres y se proclamó Jefe Supremo Militar de Centroamérica, y poco después sus formidables fuerzas bélicas las colocó en la frontera occidental de El Salvador, para iniciar así la magna empresa. "Ningún poder humano -dijo- es capaz de retraerme de llevar la guerra a Centro América". Ante lo inminente del ataque y presionado por el pueblo salvadoreño, el gobierno del doctor Rafael Zaldívar se aprestó a la defensa de la Patria y nombró General en Jefe del Ejército Nacional al general de división don Adán Mora. A fines de marzo de 1885 las fuerzas salvadoreñas representadas por 2,800 soldados a las órdenes de los generales Indalecio Miranda, Pedro Escalón, Felipe Barrientos, Manuel Montalvo, Doroteo Flores y Rafael Osorio hijo, habían ocupado las fortificaciones de Chalchuapa, Casa Blanca, Pampe y la colina de El Calvario, donde se había emplazado un cañón Krup N° 7.




El día 31 las fuerzas guatemaltecas invadieron el territorio salvadoreño en número de 8,000 combatientes y pernoctaron en la loma de Tachipehuil. A las ocho de la mañana del 1° de abril de 1885, el general Justo Rufino Barrios abrió intenso fuego de artillería contra las fortificaciones salvadoreñas, siendo respondido el salvaje ataque con denuedo por la artillería salvadoreña, que dirigía con singular acierto el capitán francés Alberto Toufflet. El mortífero duelo se suspendió a las 11 horas del día y se reanudó a las 13 horas 30 minutos. En la tarde de este día murió como un héroe el capitán Toufflet. El 2 de abril de 1885 era el designado por el alto mando guatemalteco para librar la batalla decisiva: "almorzar en Santa Ana, cenar en San Salvador", era la consigna. Poco antes de las 9 horas, hora señalada para iniciar el ataque y el ,asalto de las ya débiles fortificaciones salvadoreñas, llegó al cuartel general del Presidente Barrios un oficial, con la noticia de que "el batallón Jalapa" no quería pelear a las órdenes del general Antonio Jirón y que sus componentes sólo empuñarían las armas si Barrios los dirigía. Vivamente impresionado por tal noticia pidió que le llevasen su yegua "Noche Buena" y sin atender sugerencias de sus auxiliares partió a galope tendido, seguido un poco atrás de su Guardia de Honor.




Deseando avizorar mejor el campo de batalla, el Reformador de Guatemala tuvo la infeliz idea de subir montado en su yegua a la cúspide de un montículo o promontorio. Escalado el montículo, el general Barrios ofrecía un blanco perfecto. Pocos minutos después, el Presidente guatemalteco se inclinó hacia la derecha del cuello de la bestia y cayó al suelo empapado de sangre. Al ver esto sus edecanes fueron a socorrerlo inmediatamente, pero cuando llegaron y lo levantaron en brazos el Reformador cerraba los ojos y exhalaba el último suspiro, sin articular palabra alguna. Una bala desperdigada le había penetrado bajo la clavícula del hombro derecho e incrustándosele en el corazón. Su muerte fue instantánea y ocurrió sensiblemente poco antes de las diez de la mañana, mientras sus victoriosos soldados habían logrado cortar ya el camino que ponía en comunicación a Chalchuapa, la ciudad sitiada, con Santa Ana, el cuartel general de los salvadoreños. Conocido el triste fin del general Barrios y desalentados sus compañeros porque no habían podido doblegar la resistencia de los cuzcatlecos, acordaron replegarse hacia Guatemala. La memorable acción terminó a las 16 horas de ese día. Además de Toufflet, El Salvador perdió en la sangrienta batalla de Chalchuapa, por el camino a Pampe, al aguerrido y valeroso general Rafael Osorio hijo.

 

    


Otros sucesos




El geógrafo don Guillermo Dawson dice de Chalchuapa, en 1890, lo siguiente: "Chalchuapa está dividida en cuatro barrios, llamados Las Animas, Santa Cruz, San Sebastián y Apaneca. Sus calles son rectas; su iglesia parroquial es muy hermosa; y cuenta además con una amplia Casa Consistorial, algunas buenas casas de particulares y dos cementerios. Cuenta con 12,927 habitantes, incluyendo los cantones rurales de su comprensión municipal". Por Ley de 8 de abril de 1893 Chalchuapa perdió a favor del municipio de El Porvenir los cantones de Senca, San Juan Chiquito y Las Tablas. El municipio de Chalchuapa perdió a favor del de Santa Ana los cantones de Ayutepeque, Las Cruces y Buenos Aires por Decreto de 4 de julio de 1919; pero los recuperó por Ley de 17 de agosto de 1920.

 

    


Hombres ilustres

Entre sus hombres ilustres figura el historiador, doctor Alberto Luna. Oriundo de Chalchuapa es también el expresidente general Salvador Castaneda Castro.




En la actualidad Chalchuapa es uno de los lugares con mayor atracción turística pues, mediante sus edificaciones precolombinas, comunica a los visitantes con la vida y costumbres de nuestros antepasados indígenas, al caminar por sus calles, algunas pavimentadas y otras adoquinadas y empedradas, se observan las antiguas casas de adobe y bahareque. Chalchuapa está llena de tradiciones, producto de la fusión de las culturas prehispánicas y española, cuenta en su entorno con las ruinas del Tazumal y Casa Blanca. Puede visitar el turicentro El Trapiche, la Laguna Cuzcachapa, Laguna Seca, Las Victorias, Pampe o Peñate, Amulunga, Bolinasy Nuevo Tazumal.




Chalchuapa posee 2 parroquias, la de Santiago Apóstol y la del Señor de la Misericordia (El Calvario); sus  platillos tipicos son  yuca con chicharrones, pupusas, chilate, atol shuco. La iglesia de Santiago Apóstol es sin duda una de las cinco más hermosas iglesias coloniales con las que cuenta El Salvador, junto con los templos de Metapán, Panchimalco, El Pilar en San Vicente y el de Dolores en Izalco. Sus fiestas patronales se celebran del 10 al 16 de agosto en honor a los patronos Santiago Apóstol y San Roque

 



La ciudad de Chalchuapa se comunica por carretera pavimentada con las poblaciones de El Refugio, Atiquizaya, Turín, Ahuachapán y Santa Ana y por carretera de tierra con las poblaciones de El Porvenir y San Sebastián Salitrillo. Desde la ciudad de San Salvador a Chalchuapa hay aproximadamente 80 Km. de distancia, con rumbo Nor-Oeste sobre la Autopista CA-1 que de San Salvador conduce a Occidente, hasta el desvío que se dirige a la ciudad de Chalchuapa. Visite Chalchuapa, conozca la historia de El Salvador y todo sobre nuestros antepasados en sus diferentes sitios arqueológicos.




Fuentes:

  1. FISDL
  2. Blog culturalchalchuapaneca

Ereguayquin, Usulutan

Publicado el 9 Ee septiembre Ee 2013 a las 5:30 Comments comentarios (3)



Ereguayquín es un municipio del departamento de Usulután, situado a 5.5 kilómetros al este de la cabecera departamental, a 119 Kms de distancia de la capital, San Salvador y a 75 metros sobre el nivel del  mar; según el censo oficial de 2007 tiene una población de 6,119 habitantes; cubre un área de 28,01 km² y la cabecera tiene una altitud de 70 msnm.




Ereguayquín está limitado por los siguientes municipios: al norte, por San Rafael Oriente (departamento de San Miguel) y Santa Elena; al este, por El Tránsito (departamento de San Miguel) y Concepción Batres; al sur, por Usulután; y al oeste, por Santa María.





HISTORIA DE EREGUAYQUIN

Orígenes y etimología




El pueblo de Ereguayquín, de origen lenca, es de fundación anterior a la conquista castellana y como tal figura en los más antiguos documentos del siglo XVI. En idioma poton, su vernáculo nombre significa "pueblo de los halcones", pues proviene de ereuay, halcón, aguilucho, y ayquin, ayk'in,  pueblo, caserío, lugar poblado. Los antiguos ereguayquines han dejado, en los suburbios de la población, interesantes vestigios arqueológicos principalmente una roca grabada.




Historia colonial




En 1549 tenía una población de unos 300 habitantes. El 15 de octubre de 1577 fue dado como "pueblo de doctrina" a los frailes seráficos del convento de San Miguel. El 14 de mayo de 1586 pasó por Ereguayquín el padre franciscano Fray Alonso Ponce y según consta en la Relación Breve y Verdadera era pueblo de indios potones o lencas, en el Obispado de Guatemala y Guardianía de San Miguel.




Ereguayquín, como otros pueblos del litoral y de islas del golfo de Fonseca, se despobló a raíz de las invasiones piráticas de 1682 y 1683. Sobre el particular, una crónica franciscana de 1689 dice: "El dicho pueblo de Ereguaiquín está situado en la costa del Mar del Sur, y por estarlo cercano fue invadido y despoblado en los años próximos pasados, y todo el tiempo que duró el enemigo (pirata) en la costa se retiraron los vecinos de dicho pueblo a los montes interiores de la otra banda del Volcán de S. Miguel, que mira al norte.




Ase vuelto a poblar en su sitio antiguo, aunque en mucha disminución, así por los que murieron en los asaltos del enemigo, como porque algunos, recelosos de otras invasiones, se han avecindado en otros pueblos. Tiene actualmente (1689) veinte y cuatro indios de confesión, de ambos sexos, y doce personas ladinas; fue antecedentemente de mucha amenidad y regalo, así por el pescado marino, de que abunda, como por las siembras de maíz y árboles frutales que tenía, pero como lo taló y quemó todo el enemigo, los pocos que se han vuelto a poblar lo pasan con cortedad".




Era tal el fenómeno del despoblamiento que en 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, en Ereguayquín sólo había 4 indios tributarios (alrededor de 20 habitantes). En 1770 fue visitado por el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, quien dice que esta población era cabecera del curato o parroquia de su mismo nombre, que comprendía como anejo a los pueblos de Mexicapa, Jucuarán, Uluazapa, Comacarán, Yucuayquín y Jocoro.




En ese año Ereguayquín tenía una población de 288 habitantes repartidos así: 42 familias de ladinos con 167 personas y 21 familias de indios con 61 personas. No había escuela en la población, pero todos sus habitantes hablaban ya el idioma de los conquistadores, y desde 1758 era cura párroco don Juan Antonio de Luque Mariscal. En 1786 Ereguayquín se incorporó en el partido de Usulután.

 



Sucesos posteriores




Formó parte del departamento de San Miguel de 1824 (12 de junio) a 1865 a (22 de junio)  a partir de esta fecha ha pertenecido al departamento de Usulután. En 1890 tenía 530 habitantes. Por Ley del 5 de marzo de 1920, Ereguayquín perdió los cantones de Batres, La Danta, San Ildefonso y Vado Marín, con los cuales se fundó el municipio de Concepción Batres. Ereguayquín posee, como joya arquitectónica, su hermosa iglesia parroquial, que ocupa el centro de la población y es de estilo colonial. Obtuvo el Título de Ciudad el 5 de Marzo de 1920




En la actualidad Ereguayquín se encuentra en desarrollo, sus calles son planas, de asfalto o con adoquines; sus casas son de estilo variado, algunas de adobe y bahareque, la mayoría de estilo mixto, algunas muy modernas; posee un bello parque y una imponente Iglesia, la parroquia San Benito de Palermo; en este municipio se celebran fiestas religiosas del 12 al 18 de enero con la Romería del Cristo Negro y sus fiestas patronales son celebradas en el mes de mayo, son las Romerias a San Benito de Palermo, siendo la fecha principal el 16 de mayo; en ella se realiza el tradicional Baile de los Tabales, una serie de cantos de parte de sus pobladores junto a un grupo musical y luego una danza con canciones tradicionales.




Para llegar a Ereguayquin puede hacerlo viajando por la Carretera del Litoral, la carretera se encuentra en buenas condiciones, se encuentra a pocos minutos de la ciudad de Usulután; conozca la ciudad, su Iglesia colonial y sus tradiciones.


 


Fuentes:

  1. Wikipedia
  2. Directorio Usuluteco
  3. FISDL

Talnique, La Libertad

Publicado el 27 Ee agosto Ee 2013 a las 6:10 Comments comentarios (3)



Talnique es un municipio del departamento de La Libertad, ubicado a 34 Km de San Salvador. Tiene una población estimada de 8,254 habitantes según el Censo 2007, posee un área de 29,72 km², de los cuales 29.66 km² pertenecen al área rural y 0.06 km² al área urbana; la cabecera se encuentra a una altitud de 840 msnm.




Talnique está limitado por los siguientes municipios: Al Norte, por Colón y Santa Tecla; al este por Comasagua, Al sur con Tamanique y al Oeste por Jayaque, todos del Departamento de La Libertad.




En su zona urbana Talnique se divide en los Barrios El Centro y El Calvario, en su zona rural se divide en los siguientes cantonesy caseríos:

  • El Tránsito: Hacienda Nueva y San José Los Sitios
  • Las Quebradas: Ceilán y Las Quebradas
  • Los Cipreses: Cruz Gorda y Los Cipreses
  • Los Laureles: El Niágara y Los Laureles
  • San Carlos: San Carlos y Los Morales
  • San José Los Sitios: Lotificación Río Bajo, Col. Pérez, Col. San Francisco y Col. 13 de enero
  • Santa Lucía: Área Urbana del cantón, Santa Lucía y La Providencia

 



El municipio es irrigado por ríos y quebradas que proveen del recurso hídrico para consumo a la población, el uso en la agroindustria, principalmente el café, y para el drenaje de las aguas lluvias. En este se encuentran tres microcuencas de los ríos: Talnique, Belmont o San Antonio, las Colmenas y el Cashal; todos ellos son afluentes de la cuenca del Río Lempa.





HISTORIA DE TALNIQUE, LA LIBERTAD

Orígenes y etimología




Hay evidencias documentales de que esta población es de fundación muy anterior a la conquista hispánica y evidencias lingüísticas de que su nombre correcto es Talnitepec o Talnetepec.




En idioma náhuat, el nombre de esta comunidad precolombina significa "cerro de los talnetes" o "lugar de avispas de la tierra", pues proviene de talnit, talnet, talnete, avispa de la tierra, y tepec, cerro, montaña, localidad. De tal suerte, que del vocablo españolizado Talnitepeque resultó con el tiempo Talni (tepe) que.

 


  

Época colonial




En 1550 su población oscilaba alrededor de 250 habitantes. En 1739 se extendió el título de las tierras ejidales de Talnique. Refiere el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, que en 1740 San Luis Talnitepeque tenía 45 indios tributarios (unos 225 habitantes) dedicados a la siembra de maíz y algodón y crianza de gallinas.




En 1770 era pueblo anejo del curato de Ateos y el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz dice que era habitado por 220 personas repartidas en 40 familias. Ingresó en 1786 en el partido de Opico. "Pueblo de indios" lo llama en 1807 el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa.

 

 


Sucesos posteriores




De 1824 (12 de junio) a 1835 (22 de mayo) perteneció al departamento de San Salvador en el partido de Opico. De 1835 (22 de mayo) a 1836 (10 de julio) formó parte del distrito de Quezaltepeque en el departamento de Cuzcatlán. De 1836 (30 de julio) a 1842 (5 de abril) perteneció al distrito de Opico en el departamento de Cuzcatlán. A partir de esta última fecha, siempre como pueblo del partido de Opico, perteneció el departamento de San Salvador nuevamente.





En un informe municipal de Talnique, de 18 de noviembre de 1860, aparece con una población de 302 almas olojadas en 62 casas. "Escuela no la tiene este pueblo --dícese en él-, por no haber fondos con qué dotar a un preceptor que la dirija, por cuya causa la juventud está encomendada a un fiscal de iglesia que enseña los primeros rudimentos y la doctrina cristiana".




A partir del 28 de enero de 1865, Talnique es pueblo del distrito de Nueva San Salvador y del departamento de La Libertad. En 1890 tenía 1,040 habitantes.




En la actualidad Talnique tiene recursos naturales de gran valor, que lo hacen propicio para la agricultura, destacando la producción de café; además, posee un inmenso potencial ecoturístico ya que cuenta con una buena ubicación geográfica en la Cordillera del Bálsamo, que lo caracteriza por ser posedor de una gran belleza escénica y paisajística, el clima del municipio se constituye también en un gran recurso porque ofrece un clima de montaña que es muy apreciado. En el mes de febrero de 2013 celebraron su Primer Festival del Café.




Para llegar a Talnique puede hacerlo viajando en la carretera al Puerto de La Libertad, antes de llegar a Zaragoza encuentra el desvío hacia Comasagua; luego se desplaza hacia Teotepeque, a pocos metros llega a una carretera muy inclinada, por lo que se sugiere un buen estado de frenos en su vehículo; luego de varias pendientes llega a esta ciudad.




Sus calles son de piedra, algunas con adoquines, sus casas de bahareque, muchas que conservan el estilo colonial y algunas modernas; posee un bello parque con una torre para el reloj, a un lado su Iglesia Parroquial; las fiestas patronales se celebran del 22 al 25 de agosto en honor a San Luis Rey de Francia; en el mes de marzo se celebran las fiestas en honor a San José en el cantón que lleva su mismo nombre, formando parte de la cofradía de Los Cumpas y acompañando en esta celebración a San Cristóbal y San Mateo, de Tepecoyo a Jayaque.




Talnique es parte de la microrregión del bálsamo, posee impresionantes paisajes a su alrededor, su clima es fresco y tiene mucho que ofrecer, entre sus atractivos posee la Poza El Zapotón, Mirador Natural, la Cueva del Indio, la Cueva del Diablo, Peceras, Poza Las Colmenas, El Mirador de La Giralda, Finca Beneficio Monte Negro, Finca El Niagara y Finca Monte Carlos; visite este municipio de La Libertad, haga turismo en El Salvador.

 




Fuentes:

  1. Documento: Proyecto de USAID para la Competitividad Municipal, Plan de Competitividad Municipal del Municipio de Talnique, La Libertad. 2012
  2. FISDL
  3. Documento: Plan de Mitigación y Uso de Tierras en Talnique. USAID/ES, 2003

El Porvenir, Santa Ana

Publicado el 12 Ee agosto Ee 2013 a las 16:45 Comments comentarios (8)



El Porvenir es un municipio del departamento de Santa Ana, está limitado al Norte por Candelaria de La Frontera, al Este por Santa Ana; al Sur por Chalchuapa y San Sebastián Salitrillo y al Oeste por Chalchuapa. Sus dimensiones son: Área rural: 51.39 km², Área urbana: 0.13 km²; posee una población de 7,819 habitantes. La cabecera del municipio es el pueblo de El Porvenir, situado, a 10.2 kms al Oeste de la ciudad de Santa Ana en una extensa planicie, a 750 m sobre nivel del mar.




El Porvenir en su zona rural posee los cantones El Rosario, San Juan Chiquito, San Cristobal y Santa Rosa Senca; el municipio está rodeado de seis cerros, los cuales son: Cerro EL Tablón, Cerro Singϋil, Cerro Santa Rosa Senca, Cerro la India, Cerro plan de la Zanja, Cerro Talchipagua; entre sus rios estan, río El Singuil, río Las 3 Ceibas, río El Brujo, río La Ayutica; además posee vertientes y lagunas que sirven para el cultivo de tilapias.




HISTORIA DE EL PORVENIR, SANTA ANA

Orígenes




Según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz en 1770 la hacienda de Los Dos Ríos pertenecía a la parroquia de Chalchuapa. Ingresó en 1786 en el partido de Santa Ana y, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, en 1807 Los Dos Ríos era "hacienda de ganado, añil y caña dulce... de D. José Antonio Calderón y hermanos". En esa antigua hacienda se formó la aldea o cantón de Los Dos Ríos, en jurisdicción del pueblo de Chalchuapa, que como tal es citado en un informe municipal de esta población, de 26 de octubre de 1858.




A principios de 1880 la municipalidad y vecinos de la ciudad de Chalchuapa solicitaron a la Asamblea Nacional Constituyente de El Salvador que se erigiera esa población en cabecera de distrito y que se elevaran a la categoría de pueblos los cantones de Salitrillo y Los Dos Ríos. El Congreso Constituyente por Decreto de 10 de marzo de 1880 comisionó al Poder Ejecutivo para que, de acuerdo con la Corte Suprema de Justicia, resolviera lo Conveniente y diera cuenta de lo acordado a. la Legislatura de 1881. 

 

    


Erección del Municipio




El ascenso del valle de Los Dos Ríos a la categoría de municipio no se efectuó, empero, sino hasta en tiempos del gobierno provisorio del ínclito mandatario general Francisco Menéndez. En efecto, éste, por Decreto Ejecutivo de 7 de agosto de 1885, erigió en pueblo, con el nombre de El Porvenir, el valle de Los Dos Ríos de la jurisdicción de Chalchuapa, en el departamento de Santa Ana.




Se fijó como jurisdicción el nuevo municipio la que había reconocido el valle antes mencionado y se acordó, que el tercer domingo de diciembre de ese año, se reunieran los vecinos para elegir la primera municipalidad de El Porvenir, presididos por el alcalde Jefe del distrito de Chalchuapa.

 


  

Sucesos posteriores




En 1890 El Porvenir tenía una población de 584 habitantes. Por Decreto Legislativo de 8 abril de 1893 se incorporaron en el pueblo de El Porvenir los cantones de Senca, San Juan Chiquito y Las Tablas, segregados de la jurisdicción de Chalchuapa, y los de Las Piedritas, San Cristóbal y Los Cerros Dormidos, segregados de la jurisdicción de Candelaria.




En la actualidad El Porvenir es un pueblo muy pintoresco, posee una plaza central rodeada de oficinas de gobierno, un parque con vistosos jardines, pinturas de sus tradiciones y una Iglesia Parroquial en honor a su patrona; las fiestas patronales las celebran del 1 al 4 de diciembre en honor a Santa Bárbara.




Las calles de El Porvenir son planas, adoquinadas y en algunas partes cubiertas de asfalto, posee casas de adobe y bahareque, muchas de sistema mixto; algunas poseen portales donde los pobladores suelen salir y sentarse a disfrutar la tarde; para llegar a esta ciudad debe desplazarse en la carretera panamericana donde encuentra el desvío hacia esta ciudad, siguiendo la carretera que conduce a Candelaria de La Frontera. Las calles de acceso aun son de tierra, se sugiere conducir despacio por lo escabroso de la carretera, aunque puede llegar en vehículo liviano.




Uno de sus más importantes sitios turisticos es la poza El Porvenir, situada a la entrada a la ciudad, un lugar con una vista impresionante y tranquilo; además, sus pobladores le ofrecen turismo ecológico mediante caminatas a algunos de sus cerros; visite El Porvenir en Santa Ana, otro lugar que usted debe conocer en El Salvador.



Fuentes:

  1. Documento: Aspectos Generales del Departamento de Santa Anay sus Municipios. Universidad Francisco Gavidia

  2. FISDL

  3. Tesis: Plan de Desarrollo Turístico Sustentable para el Departamento de Santa Ana. Guerrero Claudia, Mercado Noemy y Sánchez Iris; Universidad de El Salvador, 2011.

San Rafael Oriente, San Miguel

Publicado el 22 Ee julio Ee 2013 a las 15:50 Comments comentarios (1)



San Rafael Oriente es un municipio que pertenece al departamento de San Miguel y al distrito del municipio de Chinameca, su extensión territorial es de 45.02 Km²; de acuerdo al censo oficial de 2007 tiene una población de 13,290 habitantes; se encuentra situado a 200 mts sobre el nivel del mar y a 21.9 Km al sur-oriente de la ciudad de San Miguel; este municipio está limitado por los siguientes municipios: al norte por San Jorge, al este por San Miguel, al sur por Ereguayquín (depto. Usulután) y El Tránsito.




Una de sus actividades comerciales y la que más auge tiene en el municipio de San Rafael Oriente es la Jícama, también cuentan con la fabricación de productos lácteos; de igual manera se cuenta con la crianza de ganado vacuno, porcino, caballar y mular.




Los elementos hidrográficos con que cuenta el Municipio son las quebradas de invierno las cuales son: La Quebradona, Santa Clara, El Playón, Siles o Los Amayas, El Gato, El Barrancón, San Jorge, Los Cedros, Aguacate, El Manzano, La Ceiba o La Ceibita, La Piedrita o La Piedrona, El Coyolito, Los Riítos, Los Amaya y La Arenera.




En su zona urbana San Rafael Oriente se divide en los barrios San Juan, San Benito, El Calvario y La Merced; en su zona rural se divide en los siguientes cantones y caseríos:

  • Los Zelaya: Los Zelaya, El Macho, Corral de Piedra, La Bolsa y Los Navarrete
  • Piedra Azul: Piedra Azul, Los Pocitos, La Crucita o Piedra Azul Arriba, Los Girón, La Piedrona, El Chirrión, La Aduana, Las Brisas, Los Chimbos, Los Amaya, Los Colochos, Los Rodríguez, Los Chávez, Llano el Coyol y Los Tigres
  • Rodeo de Pedrón: Rodeo de Pedrón, Los Lizama, El Gato, Jurón, Los Medranos y Mameyera
  • Santa Clara: Santa Clara, Los Lemus, Quintanilla, Portillo, El Cerro, El Chorizo, Los Parada, El Mangón, Los Amaya y Las Crucitas




HISTORIA DE SAN RAFAEL ORIENTE

Orígenes




Según apunta el doctor Santiago Ignacio Barberena, el pueblo de San Rafael fue "fundado en 1880, en el paraje denominado El Tempiscal", que pertenecía a la jurisdicción de la ciudad de Chinameca. Se le dio tal nombre, según la tradición, en honor al doctor Rafael Zaldívar, a la sazón Presidente de la República, y se le agregó posteriormente el de Oriente, no sólo por estar situado en la zona oriental del país, sino también para diferenciar esta población de sus homónimas.   



Sucesos posteriores




En 1885 San Rafael, que aun no usaba el aditamento de Oriente, sufrió las consecuencias de un voraz incendio que destruyó las construcciones de madera y paja de la localidad. En 1890 tenía 2,170 habitantes. Cuatro cantones de su jurisdicción, los de San Francisco Pochote, El Coyol, Calle Nueva y Meangulo se segregaron de su jurisdicción, por Decreto Legislativo de 17 de junio de 1914, habiéndose constituido con ellos el municipio de El Tránsito.   



Título de Villa




Durante la administración del general Maximiliano Hernández Martínez y por Decreto Legislativo de 12 de abril de 1932, el pueblo de San Rafael fue elevado a la categoría de villa, con el nombre oficial de San Rafael Oriente, en atención a que había "adquirido notable incremento en su población como en el comercio, mejorando tanto en lo material como en lo moral". Desde su fundación es municipio del departamento de San Miguel.



Título de Ciudad




En 1996 el Municipio de San Rafael Oriente recibió el título de ciudad según decreto número 671 publicado en el Diario Oficial numero 6,510 de abril de 1,996.




En la actualidad San Rafael Oriente posee calles en su mayor parte pavimentadas, posee otras de adoquín, adoquín mixto, piedra o tierra; sus tipos de vivienda son de diverso estilo y con diferentes tipos de materiales como son: Bahareque, adobe, mixto o bloque madera. Cuenta con una carretera pavimentada que comunica a la Ciudad de San Jorge y con la Carretera Litoral, el acceso a cantones y caseríos en términos generales se realiza en calles de tierra.




En su plaza central posee un parque muy ornamentado, alrededor diferentes oficinas gubernamentales y una pequeña Iglesia Parroquial, sus fiestas patronales las celebran del 29 de octubre al 2 de noviembre en honor a San Rafael y todos los santos, celebran otra fiesta el 16 de diciembre en honor a San Nicolás y la fiesta de Pentecostés.




Para legar a San Rafael Oriente usted debe viajar por la carretera del litoral, puede hacerlo en vehículo liviano, pasar por la ciudad de Usulután y dirigirse hacia esta ciudad tomando la carretera hacia la ciudad de El Tránsito; por autobuses existen las siguientes rutas: Ruta 373 San Miguel - El Tránsito- Usulután y Viceversa; Ruta 302 San Jorge - San Salvador y Viceversa; Ruta 371A Usulután - San Jorge y Viceversa y Ruta 371B Usulután - San Jorge y Viceversa. Visite San Rafael Oriente en San Miguel, conozca otra bella ciudad de El Salvador.




Fuentes:

  1. Documento: Plan de Desarrollo Urbano del Municipio de San Rafael Oriente
  2. FISDL

El Rosario, La Paz

Publicado el 7 Ee julio Ee 2013 a las 22:00 Comments comentarios (1)



El Rosario es un municipio del departamento de La Paz, según el censo oficial de 2007 tiene una población de 16,784 habitantes; posee un área de 45,64 km² y la cabecera tiene una altitud 105 msnm. El municipio El Rosario está limitado al Norte y Oeste por San Pedro Masahuat, al Sur por Santiago Nonualco y San Pedro Masahuat y al Este por Santiago Nonualco.




En su zona urbana El Rosario se divide en los barrios San José, La Esperanza, El Ángel, El Centro, Concepción y El Calvario; en su zona rural se divide en los cantones El Pedregal, El Cerro, Asunción Amatepe y Tilapa.

 



HISTORIA DE EL ROSARIO, LA PAZ

Orígenes




El 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, El Rosario era una aldea de ladinos en el Camino Real de Provincias, perteneciente al partido de Olocuilta, de "temperamento cálido y demasiadamente húmedo", sin industrias. "Se sostiene su vecindario -dice- con el cultivo de maíces y repastaje de ganado". Esta aldea se había constituido en la hacienda de su mismo nombre, que ya es citada en 1770 por monseñor Pedro Cortés y Larraz.



 

Erección del Municipio




Durante la administración del licenciado Eugenio Aguilar y por Decreto Legislativo de 16 de marzo de 1847, se erigió en pueblo, con el mismo nombre, la aldea del Rosario, que se incorporó en el partido de Olocuilta y departamento de San Salvador.




El decreto de fundación ordenó que sus vecinos eligieran anualmente un alcalde, cuatro regidores y un síndico, con arreglo al art. 51 de la Ley de 4 de Septiembre de 1832. Por su parte, el Gobierno se comprometió a demarcar los límites jurisdiccionales del nuevo municipio, previo informe del Gobernador Departamental.



 

Sucesos posteriores




Perteneció al departamento de San Salvador hasta el 21 de Febrero de 1852, fecha en que se creó el departamento de La Paz, a cuya área administrativa fue incorporado el pueblo de El Rosario.




Según informe municipal de 28 de mayo de 1858, esta población, situada en un valle a la falda de los cerros Quezalapa y Opicilpe, tenía 128 habitantes alojados en 33 casas. En su jurisdicción figuraban las haciendas de Miraflores, al Oeste, Giboita, al Este, y El Pedregal, al Sur. En 1890 tenía 500 habitantes.


 

 

Cambio de Distrito




El 7 de Abril de 1892 ingresó en el distrito de San Pedro Mazahuat, creado en esa fecha, por división operada en el antiguo partido de Olocuilta.



Título de Villa




Durante la administración del teniente coronel Oscar Osorio y por Ley de 5 de septiembre de 1955 se otorgó el título de villa al pueblo de El Rosario (Rosario de La Paz).

 



Título de Ciudad




Por decreto legislativo No 486, de fecha 18 de noviembre de 1998, obtuvo el titulo de ciudad, bajo la administración municipal de don Julio Diego Arévalo Bonilla y del ex-presidente Dr. Armando Calderón Sol. Fue entregado el día 19 de diciembre de 1998 el titulo de Ciudad en un solemne acto público en el parque central de esta ciudad.




En la actualidad El Rosario es una ciudad muy desarrollada y de mucho auge comercial, posee calles rectas adoquinadas, de cemento, de piedra y de asfalto; en su plaza central hay casas que conservan su estilo antiguo con portales, teja y paredes de bahareque; en otras zonas hay de sistema mixto y algunas de estilo moderno; posee un bello parque y su majestuosa Iglesia Parroquial, sus fiestas patronales son celebradas del 11 al 19 de Diciembre, en honor a la Virgen del Rosario




Si desea viajar a El Rosario existen en la actualidad dos calles de acceso que son la llamada "calle vieja", que atraviesa parte del área urbana que se dirige desde San Salvador hacia Zacatecoluca y la otra que pasa al sur de la ciudad que es la autopista, ambas son pavimentadas. Los medios de transporte más comunes son buses y pick- up. La ruta de buses que pasa es la 133 vía tejera.




Para hacer turismo en El Rosario puede visitar El Cerro El Tacuazín, La Laguna de Nahualapa, el Rio Tilapa, El Rio Jiboa y El Turicentro Manantiales de Jiboa; en la ciudad puede disfrutar la feria gastronómica cada fin de semana. Visite El Rosario en La Paz, conozca su gente, tradiciones y sitios importantes.

 



Fuentes:

  1. Wikipedia
  2. FISDL
  3. Blog de la Ciudad El Rosario, La Paz
  4. Documento: Plan de Emergencia Sanitario Local, Unidad de Salud de El Rosario, La Paz

San Jorge, San Miguel

Publicado el 9 Ee junio Ee 2013 a las 21:45 Comments comentarios (2)



San Jorge es una ciudad del departamento de San Miguel ubicada a 19.5 KM de dicha ciudad y a 320 msnm;  tiene una extensión de 37.72 km² y 8,116 habitantes según el censo de población y vivienda 2007; está limitado al norte y noreste por el municipio de Chinameca; al este por el municipio de San Miguel; al sureste, al sur y suroeste por el municipio de San Rafael Oriente; al oeste por el municipio de Santa Elena y al noroeste por el Municipio de Chinameca.




San Jorge posee una zona urbana de 0.96 km² , dividido en los Barrios Santa Rosa, Concepción y Nuevo Pariz; en su zona urbana posee 36.76 km² y se divide en los cantones Joya de Ventura, La Morita, San Julián, Candelaria y Ceiba.


 


HISTORIA DE SAN JORGE, SAN MIGUEL

Orígenes




Según versiones tradicionales, varios vecinos de Chinameca, por el año de 1865, obtuvieron concesión de la municipalidad para explotar una montaña virgen, situada al sur y rica en maderas de construcción y ebanistería. La industria extractiva tuvo éxito lisonjero y pronto se formó allí una aldea o caserío, edificado en una hondonada o joya en que señoreaba un añejo y frondoso árbol de zapote.




Así, según la tradición, se formó en jurisdicción de Chinameca el valle o cantón de Joya del Zapote, originalmente habitado por las familias de los señores Luis Aparicio, Juan Jaime, Dionisio Portillo, Manuel Garay, Manuel Campos, Bemabé Quintanilla, Francisco Revelo y otros, a favor de quienes se había otorgado la concesión antes dicha. 




Erección del Municipio




La montaña virgen, antaño poblada de seculares árboles, cayó abatida por el hacha del leñador y la antigua selva indiana convirtióse en campo fértil para sementeras. Así, rápido fue el progreso de Joya del Zapote, pues muchas familias más, atraídas por la riqueza agrícola de la comarca y el auge de su comercio, se avecindaron en este valle, que por 1880 ya tenía escuela pública de primeras letras.




Este valle y el vecino valle de Joya de Ventura se erigieron finalmente en pueblo, con el nombre de San Jorge, por Decreto Legislativo de 10 de julio de 1920, y se le dio tal nombre en honor de don Jorge Meléndez, a la sazón Presidente de la República. El nuevo municipio quedó incorporado en el distrito de Chinameca, departamento de San Miguel. Obtuvo el título de villa en 1998 y de ciudad en 1999.




En la actualidad la ciudad de San Jorge posee mucho comercio, sus principales actividades son la agricultura, la ganadería y el comercio; sus calles son rectas, adoquinadas o de asfalto, posee muchas viviendas de adobe y bahareque, en el centro de la ciudad predominan las de sistema mixto y hay algunas antiguas de lámina, madera, teja y portales.

 

.




Se diferencia de otras ciudades en que su Iglesia Parroquial se encuentra ubicada a las afueras de la ciudad, separada de esta por un arenal donde corre el agua en tiempos de invierno. En la ciudad de San Jorge son 3 las pricipales fiestas que se celebran, siendo estas del 5 al 11 febrero en honor a Nuestra Señora de Lourdes; las fiestas titulares del 15 al 23 de abril en honor a San Jorge, siendo este el Patrono de la ciudad, y del 25 de octubre al 3 de noviembre en honor a San Martin de Porres.




Visite la ciudad de San Jorge en San Miguel y comparta con su gente sus tradiciones y sus fiestas.




Fuentes:

 

  1. sanjorgesm.clanteam.com
  2. FISDL
  3. elsalvadortravel

Santa Catarina Masahuat, Sonsonate

Publicado el 27 Ee mayo Ee 2013 a las 5:45 Comments comentarios (0)



Santa Catarina Masahuat, ubicado a 77.5 Km de San Salvador, es municipio localizado en el departamento de Sonsonate, de acuerdo al Censo de Población y Vivienda de 2007 tiene 10,076 habitantes; cubre un área de 30,92 km² y su cabecera tiene una altitud de 720 msnm. Está limitado al Norte por Salcoatitán y Apaneca, (Depto. de Ahuachapán), al Este por Salcoatitán y Nahuizalco, al Sur por San Antonio del Monte y Santo Domingo de Guzmán y al Oeste por San Pedro Puxtla y Apaneca (ambos del Depto. de Ahuachapán).




Sus cultivos principales son granos básicos y café. Hay crianza de ganado vacuno, porcino y aves de corral. La población tiene basada su economía en el café. No hay mucho comercio, ni lugares turísticos.




En su zona urbana Santa Catarina Masahuat se divide en los barrios San José, La Cruz, El Rosario y El Calvario; posee las colonias Santa Anita, Santa Rita, Las Flores, San Cayetano, El Balsamar y San Miguel Arcángel y en su zona rural se divide en los cantones Cuyuapa, Las Peñas, El Matazano y San Rafael

 


 

HISTORIA DE SANTA CATARINA MASAHUAT

Orígenes y etimología




Es población que data de los tiempos precolombinos y como otras muchas del territorio salvadoreño fue fundada y habitada por indios yaquis o pipiles. Mazahuat, en idioma náhuat, significa "río de los mazahuas", pues proviene del sufijo at, agua, río, y del prefijo mazahua, nombre de una tribu de los yaquis o pipiles que se distinguía porque pastoreaba venados blancos o iztacmazat.




En efecto, mazahua significa "los poseedores de venados", ya que tal nombre está formado de las raíces mazat, venado, y hua, el que tiene o posee algo. De tal suerte que Mazahuat puede traducirse literalmente por "río de los poseedores de venados".




Época colonial




En 1550 tenía unos 400 habitantes. Esta población posee una hermosa campana, fundida exprofesamente para su iglesia y que lleva una alusiva leyenda con el año indicador de su antigüedad: 1733.




En 1770, según el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, era pueblo anejo del curato de Nahuizalco y su población estaba representada por 154 familias indígenas con 783 personas. En Santa Catarina Mazahuat, dice monseñor, había una escuela curial donde se enseñaba la doctrina cristiana a los indizuelos y "otra puesta por el Rey Nuestro Señor (Carlos III), en que se enseña la doctrina cristiana, leer, escribir, cantar y hablar en castilla". Durante toda la colonia fue pueblo de la provincia de los Izalcos o alcaldía mayor de Sonsonate.




Sucesos posteriores




El 12 de junio de 1824 quedó incluido este pueblo en la nómina de los que formaron el primitivo y dilatado departamento de Sonsonate, en el distrito de este mismo nombre. En un informe municipal de Santa Catarina Mazahuat, de 3 de diciembre de 1859, figura con una población de 676 habitantes. "Hay en Mazahuat dice ese documento, ciento veinticinco casas de paja y cinco de teja: sus vecinos son pacíficos". "La generalidad de sus habitantes tanto hombres como mujeres se ocupan de hacer petates blancos y de colores de diferentes dibujos, los que sirven de ornato en muchas salas de la Capital de la República (San Salvador) y de la de Guatemala en donde hay gran consumo".




Por esa época había hecho ya su aparición la caficultura, pues dice el mencionado informe municipal que "los productos de este pueblo son el maíz, frijoles, trigo, arroz y café, todo en muy poca cantidad explica, porque sus habitantes no se dedican a la agricultura debido a que su profesión es hacer petates". En 1890 tenía 1,690 habitantes.




Cambio de jurisdicción




Durante la administración del general Rafael Antonio Gutiérrez y por Decreto Legislativo de 22 de abril de 1896, se creó el distrito de El Progreso (hoy de Juayúa) y el pueblo de Santa Catarina Mazahuat se incorporó en él, segregándose del de Sonsonate. Durante la misma administración se creó, por Ley de 7 de abril de 1897, el distrito judicial de El Progreso y a él se anexó el pueblo de Santa Catarina Mazahuat.




El terremoto del 6 de septiembre de 1915 causó daños de consideración en este pueblo, pues un informe oficial dice "que fueron totalmente destruidas la Iglesia, la casa Conventual, la casa que ocupa la escuela de niñas y parte del Cabildo, quedando las demás casas con serios desperfectos". El profesor Jorge Lardé calculó en los grados VIII - IX de la escala de Mercalli los efectos del terremoto en ese lugar.




Con motivo del levantamiento indigeno campesino de enero de 1932, este pueblo fue uno de los más seriamente afectados. En Alfonso Luna, vecino de esta población, se cumplió la gran verdad de que la juventud, mientras más sana y noble es, con mayor entusiasmo abraza la causa de las reivindicaciones sociales. Espíritu grande, notoriamente influenciado por la prédica de Farabundo Martí, no obstante ser miembro de una de las familias más distinguidas y pudientes de la localidad, se convirtió en líder de las clases desheredadas e inicuamente explotadas. Su vida promisora quedó truncada al ser pasado por las armas en San Salvador.




En la actualidad Santa Catarina Masahuat ha alcanzado notable desarrollo, no obstante su calificativo que se mantiene como pueblo, sus calles son de asfalto o cemento con diversas pendientes; sus casas de adobe y bahareque y muchas de sistema mixto; en sus paredes hay murales que reflejan su historia. Posee un parque rodeado de oficinas gubernamentales y una Iglesia Parroquial de estilo moderno, celebran sus fiestas patronales del 20 al 25 de noviembre en honor a Santa Catalina de Alejandría.




Para lllegar a Santa Catarina Masahuat viajando desde San Salvador puede hacerlo en vehículo liviano, tomar la carretera hacia Sonsonate y desde esta ciudad llega fácilmente, pues se encuentra a solo 12.8 Km de distancia; si viaja en autobus, debe tomar en Sonsonate el autobus de la Ruta 430. Visite Santa Catarina Masahuat, parte de nuestra historia y cultura.

 



Fuentes:

  1. Santa catarina.globered.com
  2. FISDL

San Pedro Masahuat, La Paz

Publicado el 13 Ee mayo Ee 2013 a las 6:45 Comments comentarios (10)



San Pedro Masahuat, ubicado a 40 Km de San Salvador, es un municipio del departamento de La Paz, según el censo oficial de 2007 tiene una población de 25,446 habitantes; la cabecera posee una altitud de 210 msnm; está limitado por los siguientes municipios: al Norte por San Antonio Masahuat; al Este por Santiago Nonualco y El Rosario; al Sur por el Océano Pacífico y al Oeste, por San Luís Talpa y Tapalhuaca.




San Pedro Masahuat tiene una extensión territorial de 96.36 km² de los cuales 6.93 km² corresponden al área urbana y 89.43 km² al área rural. Dada su extensión se constituye en el tercer municipio más extenso del departamento después de Zacatecoluca, la ciudad cabecera de La Paz, y de Santiago Nonualco, el segundo municipio en extensión.




Los principales ríos que riegan el municipio son: Río Jiboa, Río Sepaquiapa, El Cacao, Aguacayo, García, Jutía, Simayo. Las quebradas: Jiboita, El Conchal, de Atoche, El Sitio o de García, Quirino o Los Obrajes, Guaxala; y las cañadas Seca, El Lirial y Santa Emilia. Estos cuerpos de agua en la actualidad presentan cauces muy disminuidos por lo que corren el riesgo de secarse completamente.




En su zona urbana San Pedro Masahuat se divide en los barrios El Calvario, El Centro, Concepción, San José y Santa Rita; en su zona rural se divide en los siguientes cantones y caseríos:

  • Barahona: Barahona y Las Delicias
  • Buena Vista: Buena Vista
  • Dulce Nombre: Dulce Nombre
  • El Achiotal: El Achiotal
  • El Ángel: El Ángel
  • El Carmen: El Carmen y Miraflores
  • El Sicahuite: El Sicahuite
  • El Paredón: El Paredón
  • El Pimental: El Pimental
  • El Porvenir: El Porvenir
  • Santa María La Sabana: Santa María La Sabana
  • Las Flores: Las Flores y Miraflores
  • Las Hojas: Las Hojas
  • Las Isletas: Las Isletas, Los Ranchos, San Felipe, Santa Emilia y Los Novillos
  • San Marcelino: San Marcelino, Costa del Sol, El Fraile, La Fortaleza, Divina Providencia, San Carlos, Triunfos de la Paz y Victorias 2000

 



HISTORIA DE SAN PEDRO MASAHUAT

Orígenes y etimología




Hacia el siglo XI ó XII de la Era Cristiana y en una fértil comarca de la boca costa salvadoreña comprendida entre los ríos Comalapa y Jiboa, se estableció la tribu yaqui o pipil de los mazahuas. Los mazahuas eran tribus nómadas y pacíficas, que se dedicaban al pastoreo de pequeños rebaños de venados blancos (iztacmazat). A este hecho alude el nombre de esa tribu, pues mazahua significa "el que tiene o posee venados", ya que proviene de mazat, venado; y hua, el que tiene o posee algo. En consecuencia, Mazahuat significa "río de los mazahuas", de mazahua, nombre de la mencionada tribu; y at, agua, río.

 

 

Epoca colonial




En 1550 San Pedro Mazahuat tenía una población que oscilaba alrededor de 500 almas. En 1740, según el alcalde mayor de San Salvador don Manuel de Gálvez Corral, San Pedro Mazahuat contaba con 100 indios tributarios (unos 500 habitantes) y con algunos ladinos que formaban parte de la compañía de soldados de Olocuilta, destinada a la vigilancia y defensa de la costa.




En 1770 pasó por esta población, en visita canóniga, el arzobispo don Pedro Cortés y Larraz, quien describe el área ocupada por los mazahuas con estos términos: "Todo el terreno es de mucha arboleda y espesura, y parece un bosque". A la sazón San Pedro Mazahuat tenía una población de 832 personas distribuidas en 167 familias y era cabecera del extenso curato de su mismo nombre, que comprendía como anejos a los pueblos de Tapalhuaca, San Francisco Chinameca, San Antonio Mazahuat, San Juan Tepezontes y San Miguel Tepezontes, así como a 14 haciendas y  dos valles.




El cura párroco don Ignacio Letona, que había servido la parroquia desde 1760 ó 61, era, según el Ilmo. Arzobispo, "buen hombre", aunque "con varias imperfecciones de hablador, curioso, nada sufrido en lo que se le antoja honor, deseoso de que los indios lo alaben y muy sensible a que lo acusen". Se auxiliaba de un coadjutor que lo era el presbítero José Guerrero.




La parroquia producía trigo, maíz, caña de azúcar, frijoles, ganado "mucha tinta y tule para hacer petates". Sus habitantes, según el mismo autor, andaban en suma desnudez y tanto la cabecera como los anejos carecían de escuelas públicas. "El idioma que entienden estos indios -dice- es el náhuat, pero por lo común todos entienden y hablan el castellano, aunque las mujeres están poco expeditas en éste"; .de tal suerte que, en caso de vacante, "se procurará proveer en quien sepa el idioma náhuat, porque no deja de necesitarse para las mujeres y niños".




El cura Letona dijo a Su Señoría, que ha "notado el supersticioso abuso que llaman Nahuite, que se reduce a un obsequio que hacen el cuarto día después de la muerte de cada uno, poniendo en la cama donde murió atoles, gallinas y otras viandas de su uso, persuadidos de que viene el difunto ese día a despedirse de su casa y parientes, cuya venida esperan cantando alabados y otras oraciones, con que parece lo llaman". También refirió al señor arzobispo, que en todo el curato "para convidarse unos pueblos a otros a la solemnidad de sus fiestas (patronales), se envían una Carta, la cual es recibida con aparato de culto, con cruz alta, ciriales, incensiarios y palio, y la entran a la Iglesia con procesión solemne hasta el Altar Mayor". Expresó, además, que ha notado que en "unos bailes que usan los indios en sus fiestas y llaman historias de moros se atreven a danzarlos dentro de las propias iglesias, a los que concurre mucho número de gente de ambos sexos y de todas edades". El padre Letona había logrado hacerlos desistir de esta costumbre, pero los indígenas tomaron el cementerio como escenario.




En 1786 San Pedro Mazahuat ingresó como pueblo del partido de Olocuilta. En 1807, según el corregidor intendente don Antonio Gutiérrez y Ulloa, era "pueblo de indios y ladinos".

 


Cambios de jurisdicción




Perteneció de 1824 (12 de junio) a 1835 (22 de mayo) al departamento de San Salvador; de 1835 (22 de mayo) a 1836 (9 de marzo) el departamento de Cuzcatlán; de 1836 (9 de marzo) a 1839 (19 de marzo) al Distrito Federal; de 1839 (19 de marzo) a 1842 (5 de abril) al departamento de La Paz; de 1842 (5 de abril) a 1845 al departamento de San Salvador; de 1845 a 1847 (15 de marzo) al departamento de La Paz; de 1847 (15 de marzo) a 1852 (21 de febrero) al departamento de San Salvador; y desde esta fecha al departamento de La Paz.

 


Sucesos posteriores




Según informe estadístico, de 8 de mayo de 1858, San Pedro Mazahuat tenía 1,081 habitantes y en su jurisdicción cuatro antiguas y grandes haciendas productoras de añil, a saber: Chanrayo, San Josecito, Miraflores y Hacienda Nueva. Estas dos últimas pertenecieron al célebre marqués de Aycinena y la de Miraflores, en la sección correspondiente a San Pedro Mazahuat, recibía el nombre de Rancho de Teja.

 

 

Título de Villa




Según don Guillermo Dawson, este pueblo "Obtuvo el título de villa en febrero de 1875", durante la administración del mariscal de campo don Santiago González. En 1890 tenía 2,610 habitantes y el principal patrimonio de sus habitantes, en el ramo industrial, era la confección de sombreros de palma.

 


Cabecera de distrito




Durante la administración del general Carlos Ezeta y por Ley de 7 de abril de 1892, se constituyó el distrito administrativo de San Pedro Mazahuat, en el departamento de La Paz. Cabecera de este nuevo distrito fue la villa de San Pedro Mazahuat y sus anexos los municipios de Paraíso de Osorio, San Emigdio, San Juan Tepezontes, San Miguel Tepezontes, El Rosario y San Antonio Mazahuat, todos desmembrados del distrito de Olocuilta.

 



Título de Ciudad




Por la laboriosidad de sus habitantes, ornato público, ensanche de la población y movimiento comercial, la villa de San Pedro Mazahuat era, a fines de la primera década del siglo XX, una de las poblaciones más florecientes del área departamental. Durante la administración del general Fernando Figueroa y por Ley de 4 de abril de 1910, se otorgó a esta población el título de ciudad. Por Decreto Legislativo de 10 de abril de 1912, se segregaron del distrito de San Pedro Mazahuat los municipios de Paraíso de Osorio y San Emigdio, los que se anexaron al distrito de San Pedro Nonualco.

 



Hombres ilustres




En la hacienda Chanrayo nació monseñor Tomás Miguel Pineda y Zaldaña, segundo Obispo de la Diócesis de San Salvador.




En 2010 San Pedro Masahuat celebró  su primer centenario como ciudad, razón por la fuel fue declarada "capital" por un día en el mes de abril por la Asamblea Legislativa; en la actualidad esta ciudad se desarrolla progresivamente; las calles de su centro urbano y administrativo aún conservan el trazado original y en su mayoría son empedradas, existiendo además tramos adoquinados; sus casas son de sistema mixto, aunque conservan varias de adobe y bahareque.




En el parque central posee un kiosco, rodeando al parque se encuentra la Alcaldía Municipal, escuelas, oficinas nacionales y su Iglesia Parroquial; San Pedro Masahuat celebra sus fiestas titulares en honor del Cristo Negro, las cuales se desarrollan del 5 al 15 de enero y sus fiestas patronales en honor a San Pedro Apóstol del 24 al 29 de junio.




Para viajar a esta ciudad, la carretera más importante que conecta a San Pedro Masahuat con el resto del país es la Litoral CA-2 que cruza de Este a Oeste sobre la planicie costera central, comunicándolo con las poblaciones de San Luis Talpa, El Rosario, Santiago Nonualco, San Rafael Obrajuelo, San Juan Nonualco y Zacatecoluca. La Autopista que de San Salvador conduce al Aeropuerto Internacional El Salvador, y viceversa, es otro eje vial que conecta San Pedro Masahuat con la ciudad capital. Las principales rutas de buses son 131 que hace su recorrido de San Pedro Masahuat a San Salvador y viceversa, también la ruta 521 que realiza su recorrido de San Pedro Masahuat a Zacatecoluca y viceversa.




Para turismo puede visitar la Playa Costa del Sol en donde hay diversos ranchos y restaurantes y el Cerro El Tacuazín. Visite San Pedro Masahuat en el departamento de La Paz, conozca nuestro El Salvador.




Fuentes:

  1. Wikipedia
  2. FISDL
  3. Documento: Jóvenes de San Pedro Masahuat, Perfil Situacional 2010.ORMUSA